lunes. 15.04.2024

Descubriendo la belleza oculta de Zamora a través de problemas matemáticos

Estas rutas ofrecen a los aventureros una oportunidad única de sumergirse en la esencia de Zamora mientras resuelven ejercicios de matemáticas utilizando métodos como contar pasos, operar con calculadoras o incluso modelizar situaciones con cronómetros

Desde mediciones precisas hasta desafíos de conteo, cada tarea invita a los participantes a pensar en las matemáticas como una herramienta fundamental en todas las áreas de la vida

Nicolás Atanes, estudiante de la Universidad Autónoma de Barcelona. Imagen cedida
Nicolás Atanes, estudiante de la Universidad Autónoma de Barcelona. Imagen cedida

Las matemáticas y el turismo se fusionan a través de una curiosa iniciativa: rutas matemáticas para disfrutar de Zamora. Una propuesta diseñada por Nicolás Atanes, un estudiante de diecinueve años de la Universidad Autónoma de Barcelona. Estas alternativas de turismo ofrecen a los visitantes la oportunidad de descubrir la ciudad mientras resuelven problemas matemáticos.

Estas rutas ofrecen a los aventureros una oportunidad única de sumergirse en la esencia de Zamora mientras resuelven problemas matemáticos intrigantes. Desde calcular cuántas personas caben en la Plaza Mayor hasta descubrir la longitud exacta del Puente de Piedra, cada paso en estos itinerarios lleva a los visitantes a una nueva revelación matemática.

El proyecto, denominado 'Virus Matemático', tiene como objetivo principal promover la apreciación de las matemáticas en el tiempo libre y cambiar la percepción pública de esta disciplina. Según Atanes, "las matemáticas a menudo están asociadas con una mala experiencia educativa, pero al unirlas con una actividad tan cotidiana como el turismo, se demuestra que es posible disfrutar de las matemáticas mientras se explora una ciudad como Zamora".

Uno de los aspectos más fascinantes de estas rutas es la diversidad de problemas matemáticos que los visitantes encontrarán en el camino. Desde mediciones precisas hasta desafíos de conteo, cada tarea invita a los participantes a pensar en las matemáticas como una herramienta fundamental en todas las áreas de la vida. Para resolver estos problemas, los aventureros deben estar en el lugar mismo, utilizando métodos como contar pasos, operar con calculadoras o incluso modelizar situaciones con cronómetros.

Una iniciativa que nace con el objetivo de "contagiar la percepción pública de las matemáticas en la que las matemáticas son importantes, interesantes. Una parte de la sociedad cree que son difíciles, y se rinde, pero con paciencia, se ve que tienen parte de encanto". Desde la Plaza Mayor hasta los puentes de Zamora, revelan una nueva faceta de la ciudad que a menudo pasa desapercibida.

"Como cuando descubres que tal lugar tiene años de historia, descubrir que gracias a las matemáticas podemos optimizar los recursos de agua en una ciudad, o podemos conocer cuanta gente cabría en una plaza, nos hace darnos cuenta de lo indispensable que son", ha remarcado el precursor de esta iniciativa. Algo que va mucho más allá. Una invitación a explorar la ciudad de una manera única, desafiando estereotipos y descubriendo la belleza oculta que se encuentra en cada esquina, a través de las matemáticas.

Descubriendo la belleza oculta de Zamora a través de problemas matemáticos