miércoles. 28.09.2022

Martins Armenio: entre el Algarve portugués y Francia, elige un pueblo de Zamora para criar pájaros

La finca El Algarve, situada en Granja de Moreruela, reúne más de 100 ejemplares de pájaros y aves de todo el mundo

Cuando apenas tenía seis años de edad se levantaba a las seis de la mañana para cuidar los pájaros de la abuela y limpiar las 40 vacas que eran el sustento de la familia.

Su infancia transcurrió en El Algarve, la región más meridional de Portugal, conocido por sus playas mediterráneas y sus centros turísticos de golf, aunque en 1962 hizo las maletas en busca de mejor vida y recaló en París, donde todavía reside, aunque cada vez son más asiduas sus visitas a Granja de Moreruela, pueblo al que ha trasladado ese pequeño mundo en el que se crio.

Galería de imágenes

En un paseo por el municipio, los más pequeños siempre quieren hacer parada en la Finca El Algarve porque saben que detrás de sus muros Martins Armenio cuida "montones" de pájaros y aves en un espacio que comparten con un par de perros.

Hace 48 años que descubrió en la capital francesa el mercado de aves de la Cité de Notre Dame y desde entonces lo visita para comprar nuevos ejemplares. Así ha logrado reunir más de 100 aves y pájaros en las instalaciones que ha habilitado en un terreno de Granja de Moreruela, pueblo que conoció gracias a su pareja, natural de la localidad terracampina. "Tengo todos los permisos en regla", asegura.

El Algarve está declarado núcleo zoológico y cuenta con un libro de registro de movimiento de animales, sus orígenes, propietarios y tratamientos sanitarios obligatorios. Una lista en la que destaca un ejemplar de gallo Broma de Alemania, que llega a pesar 7 kilos y que luce uno de los plumajes más bellos de la especie, en contraposición con el gallo enano, de origen inglés, que no mueve ni la aguja de la báscula con su 0,7 kilos de peso.

En un recorrido por la finca que ocupa unos 120 metros cuadrados se pueden observar palomas rizadas de Italia, tórtolas con plumas de seda de París, palomas turcas, de Albania, de Guinea y también, mensajeras de Polonia y Alemania, que han participado en concursos.

Porque Martins Armenio también participa en competiciones que consisten en liberar estas aves especialmente entrenadas para la competición y medir la velocidad de regreso a sus nidos desde una distancia cuidadosamente medida. Las carreras son a menudo ganadas o perdidas por diferencias de segundos, y para medirlas se han desarrollado muchos aparatos de medición del tiempo.

Palomas sobrevuelan la finca El Algarve
Palomas sobrevuelan la finca El Algarve

Por el terreno también pululan ocas de Canadá, patos barbarie, el canard pompón, reconocible por su "moño", la gallina araucana que pone los huevos azules, la americana de los huevos verdes, y las marans, las gallinas de los huevos de chocolate. Comparten espacio con codornices de China y California, canarios, palomas bouchon y tórtolas diamante de Australia.

Todo un catálogo de ejemplares desconocidos para la mayoría del público, que cuida con esmero, y que se han podido admirar en la tradicional Feria de Septiembre que se volvió a celebrar el año pasado en Benavente, tras el parón por la pandemia.

Entre El Algarve, Francia y Granja de Moreruela, Martins siempre busca nuevos ejemplares en su ruta, mientras en su finca en medio de Tierra de Campos su perra Shakira se encarga de advertir al visitante que los pájaros y aves que se desplazan por el terreno tiene quien les cuide.

 

Martins Armenio: entre el Algarve portugués y Francia, elige un pueblo de Zamora para...
Comentarios