jueves 2/12/21

¿Qué es una caldera de condensación y cómo funciona?

Las calderas de condensación  son un tipo de caldera de gas que sirve para conseguir agua caliente, normalmente entre los 40ºC y los 60ºC y que se sirve de una tecnología única para, además, hacerlo de forma mucho más eficiente que con una caldera tradicional.

calderas condensación
calderas condensación

A diferencia de una caldera estanca, la de condensación aprovecha al máximo todo su potencial, extrayendo el calor adicional de los gases residuales y condensando el vapor de agua en agua líquida, o sea que pasa de un estado gaseoso a un estado líquido,  y así  recuperando su calor latente de vaporización. Es por este principio que las calderas de condensación pueden aumentar la eficiencia considerablemente.

Por esta razón las calderas de condensación están consideradas como calderas de alto rendimiento, pudiendo ser la opción más eficaz y práctica si queremos instalar calefacción a gas en nuestro hogar o negocio.

Las ventajas y beneficios de apostar por una caldera de condensación

 

Se calcula que gracias a este sistema de utilización del poder calorífico de los humos que emanan las tuberías, y que en las calderas tradicionales directamente se desechan y se pierden por la chimenea, se puede obtener un rendimiento extra del 30% aproximadamente.

A su vez, también se consigue reducir en hasta un 70% la emisión de gases contaminantes, como el dióxido de carbono, conocido por el símbolo CO2, un gas incoloro e inodoro que, pese a que es imprescindible en nuestro planeta en muy diversos ámbitos, también se considera como uno de los principales responsables del cambio climático.

El funcionamiento de las calderas de condensación

 

En el proceso de condensación, el paso de la sustancia gaseosa a un estado líquido, es pieza clave en el funcionamiento de este tipo de calderas.

Cuando se produce la combustión de gas no sólo se libera dióxido de carbono, sino que también se emite vapor de agua que pasa de un estado gaseoso a un estado líquido. Este cambio de estado genera energía que se conoce como “calor latente”.

Una energía que en gran parte se puede recuperar y aprovechar gracias al circuito de calefacción que posee y cuyo calor residual puede aportarnos 540 kcal por cada litro de agua que se condensa.

Para lograr un rendimiento óptimo no hay duda de que lo más importante es adquirir una de las mejores calderas de condensación entre las que se encuentra la caldera Ariston con distintas opciones según las necesidades propias de cada usuario, todas ellas altamente eficientes, con la tecnología más puntera y el diseño más cuidado para un mejor confort.


 


 

¿Qué es una caldera de condensación y cómo funciona?
Comentarios