domingo 29/5/22

Historia de una familia emprendedora en el alfoz de Zamora: de Villaralbo a Morales

Pilar Manteca echa el cierre tras treinta años de entrega a su librería en Villaralbo, una dedicación que ha calado en su hija Laura que ha tomado las riendas del negocio con una nueva tienda en Morales

Pilar Manteca y sus hijas, Laura y Marta en la nueva ubicación de la librería en Morales del Vino
Pilar Manteca y sus hijas, Laura y Marta en la nueva ubicación de la librería en Morales del Vino

El cartel de Se Alquila/Se Traspasa luce en la que durante treinta años fue la librería de referencia de los villaralbinos que se quedan sin la atención presencial, la generosidad y la sonrisa amable de Pilar Manteca. El 31 de diciembre la tradicional librería y punto de venta de prensa echaba el cierre. Un pequeño punto y seguido, ya que esta zamorana de 59 años continuará al pie del cañón asesorando a su hija, Laura, que ha tomado las riendas del negocio trasladándolo a una nueva ubicación en Morales del Vino.

Tras más de media vida entregada a la venta de todo tipo de artículos de papelería, libros y prensa, Pilar se muestra hoy orgullosa de que su hija se lance a emprender bajo el sello familiar de trabajo y dedicación a las gentes de la zona. 

Los recuerdos de la adolescencia han marcado mucho a las hermanas Martín Manteca que casi rogaron cuando acudían al instituto para que su madre no cerrara la tienda: "Menuda llorera cogí, y mira ahora la voy a coger yo". Laura ha aprovechado una excedencia para lanzarse de lleno a la piscina, asesorada por su madre y con la ayuda de su hermana Marta. Si bien Laumar pierde el punto de venta de prensa, sí cuenta con una expenduría de quinielas, negocio de sus suegros.

Foto del interior de la nueva librería Laumar

Pilar reconoce que “la gente de Morales tenía muchas ganas de tener una librería. Yo llevo trabajando con ellos mucho tiempo. Una parte me conocían a mí y otros indirectamente a través de mi hija por el colegio”. Una empresa familiar que hasta hace apenas un año ha salido adelante gracias al boca a boca y que desde 2020 cuenta además con presencia en las redes sociales.

Con apenas diez días abiertos al público, Laura reconoce que las perspectivas no pueden ser mejores. El amplio local dispone de papelería, librería, así como un espacio dedicado a la exposición y promoción de libros de autores zamoranos. Todo ello en un espacio pensado para desarrollar en un futuro actividades como presentaciones y cuentacuentos.

Pilar aún recuerda cómo sus hijas aprovechaban la parada del autobús para coger el periódico antes de marcharse al instituto. "A ver qué niño a esas edades hace eso, tienes que haberlo vivido". 

Pilar tras el mostrador de su antigua librería en Villaralbo

Laumar prosigue así su andadura con una nueva vitalidad, fruto de dos hijas orgullosas de una madre que empezó su andadura laboral “con lo mínimo, una calculadora y el local”. Una opción que Pilar barajó como una posible salida cuando sus hijas apenas tenían siete y un año, respectivamente, y que, tras dedicarle “el cuerpo y alma” ha conseguido legarles. Tal ha sido la entrega que, durante esos treinta años, Pilar únicamente cerró durante unos días en noviembre de 2020 a causa del Covid. “He abierto durante las Comuniones, también en la boda de Laura, aunque fuera durante una o dos horas, pero el servicio lo he seguido dando, estuviéramos como estuviéramos”. 

Pilar habla ya retirada del mostrador de atención y venta al público, pero con la misma voz y pasión con la que se le conoce en la zona tras décadas de consejos, de cariño y comprensión a sus gentes, a las que nunca ha tratado como clientes. Una historia de un negocio que, asegura, daría para escribir un libro.

Historia de una familia emprendedora en el alfoz de Zamora: de Villaralbo a Morales
Comentarios