lunes 17/1/22
Estación de ferrocarril en ruinas en Losacio
Estación de ferrocarril en ruinas en Losacio

Mientras se anuncia a bombo y platillo la puesta en servicio para estas Navidades del AVE de Zamora a Orense, en la línea convencional hay estaciones de ferrocarril que en su día se asentaron en el medio rural, y que actualmente se mantienen a duras penas en pie, devoradas por la maleza, la basura y el olvido.

La estación de ferrocarril de Losacio, en la comarca de Alba, forma parte de esos más de 10.000 kilómetros de línea férrea que se contabilizan en España. Con 90 años de historia, ADIF se plantea ahora su demolición, por el peligro que supone mantener una estructura tan deteriorada en una zona de fácil acceso, donde además se acumulan basura y residuos de obras, así como de restos de botellas que revelan la celebración de algún que otro botellón en el entorno de esta vieja estación.

No es la única que está en la lista de ADIF para su derribo. También se incluyen las de Andavías, Abejera y La Torre de Aliste. De las que se hallan fuera de uso, abandonadas, solamente se libraría la de Robledo, según información facilitada por la Dirección de Patrimonio de la empresa Estatal, a la Asociación Ferroviaria Zamorana.

Estación de tren de Losacio

La estación de Andavías está en un avanzado estado de ruina y es prácticamente "irrecuperable", aseveran desde esta Asociación, reconociendo que un esfuerzo por recuperar este inmueble sería enorme, y sin embargo su valor arquitectónico, inferior al resto de las otras tres estaciones. Pero demoler la de Abejera sería "casi un crimen" ya que el edificio es del mismo estilo arquitectónico que los de Linarejos, Robledo o Puebla de Sanabria, al margen de no presentar un estado de deterioro tan grande.

Todas las estaciones de ferrocarril y casillas para la vigilancia de vías que aún se conservan en la provincia de Zamora desde la década de los 30 del pasado siglo XX, tienen estilos y elementos arquitectónicos diferentes, inspirados algunos en estaciones y apeaderos de otras partes de España, explica el presidente de la Asociación Ferroviaria Zamorana, José Manuel Rodríguez. Como por ejemplo la casilla de la Cañada, cercana a la estación de Andavías, que tuvo como modelo la estación de ferrocarril de Lasao, en Guipúzcoa.

En Zamora se "replicaron" tres estilos. Andavías es igual a la desaparecida estación de La Hiniesta, (donde actualmente se asienta la Base de mantenimiento de la línea de Alta velocidad), un inmueble de ladrillo sencillo con una elegante galería sustentada sobre columnas, como única parte destacable. Losacio y La Torre de Aliste, las dos propuestas para derribo, son del mismo estilo que las de Carbajales y Sarracín de Aliste: edificios de tres cuerpos, de inspiración francesa con dos torreones, una parte central en la que se ubicaban un par de viviendas y el bajo, donde se aglutinaban todos los servicios para la explotación ferroviaria de la estación. 

Por otra parte Abejera, modelo del que curiosamente se construyó una muy similar solo unos años después en esta misma línea, para dar servicio a las localidades orensanas de Alberguería y Prado.

En ese mismo estilo Linarejos, Robledo y Puebla de Sanabria, que comparten la misma distinción como edificios construidos con piedra sillar. Un estilo berroqueño pero elegante, rematado con cubiertas de pizarra, típico de la comarca sanabresa.

Y para evitar que ese valor arquitectónico desaparezca del paisaje zamorano, desde la Asociación Ferroviaria Zamorana lanzaron una propuesta a Patrimonio de ADIF con el fin de que ayuntamientos o particulares se implicasen en la conservación de esta parte viva del tren convencional. "Hemos contactado con los alcaldes de Losacio, Riofrío, y de las localidades de Mahíde y La Torre de Aliste, que se mostraron muy receptivos y dispuestos a evitar que las estaciones se derriben", asegura el presidente de la Asociación.

apeadero Losacio

Evitar su deterioro irreversible, recuperarlas y ponerlas en valor dándoles un segundo uso, además de ser una obligación como zamoranos y aficionados al ferrocarril, desde esta Asociación manifiestan que sería un magnífico aliciente y estímulo para el medio rural de esta parte de la provincia, que tiene la suerte de contar con este patrimonio. 

Historia, arquitectura, y atractivas posibilidades de uso, como por ejemplo, centros de turismo rural, sedes de empresas locales, etc.
En la provincia de Orense, gracias al Plan INORDE, fueron restauradas todas las estaciones de esta línea en su parte gallega, (muchas de ellas ubicadas en zonas bastante alejadas de toda población, con accesos complicados) y que hoy en día se conservan y mantienen en todo su esplendor, como por ejemplo la de Baños de Molgas, sede de la Casa-Museo de Moncho Borrajo.

Tenemos un legado de nuestros antepasados que debemos proteger y mantener. Son edificios que hablan de otra época, construidos con ilusión y expectativas en tiempos difíciles, y que debemos preservar dignamente para futuras generaciones. Nuestro patrimonio industrial no es menos importante que cualquier otro tipo de bien histórico.

GALERÍA DE IMÁGENES

Losacio: la estación de ferrocarril que casi destruye un rayo y que ADIF quiere demoler
Comentarios