martes 30/11/21

Jorge Mohira, el peregrino que "ameniza" la Vía de la Plata con su guitarra

Este profesor de música hizo un alto en su trayecto en Granja de Moreruela y cuenta que recorre este camino recabando testimonios sobre el conocimiento del flamenco a este lado de España

Jorge toca la guitarra a la puerta de la iglesia de Granja de Moreruela
Jorge toca la guitarra a la puerta de la iglesia de Granja de Moreruela

Su nombre es Jorge Castillo, pero es más conocido en las redes sociales por Jorge Mohira. Profesor en el Conservatorio de Barcelona y compositor de guitarra, recorre la Vía de la Plata en busca de testimonios que recopilar en el libro que tiene pensado escribir sobre el flamenco en la vía más importante del Camino de Santiago desde el sur peninsular.

"La pandemia nos ha obligado a reinventarnos", asegura este catalán mientras toca una de sus composiciones a la puerta de la iglesia de Granja de Moreruela, pueblo en el que ha parado para pasar la noche.

Y con ese objetivo se ha lanzado a la aventura con su inseparable guitarra. Su objetivo es recabar información sobre el conocimiento del flamenco en los pueblos de la Vía de la Plata. Comenzó "pateando" el Camino Portugués el 14 de septiembre y su experiencia fue "tan buena" que al llegar a Santiago decidió continuar por la Vía de la Plata para aterrizar en Cádiz, sin fecha concreta, antes de regresar a la Ciudad Condal.

Durante su paso por Granja de Moreruela, Jorge Mohira cuenta que el camino está siendo "una experiencia humana muy bonita", aunque critica la falta de infraestructuras y el desconocimiento para acoger a peregrinos desde Benavente. "Muchos albergues están cerrados y hay que dormir en establecimientos algo más caros", manifiesta, para añadir seguidamente que "siempre hay hosteleros del sector privado dispuestos a ayudar, que entienden la situación y ajustan sus precios al bolsillo del peregrino".

"Ser peregrino te da la seguridad de que la gente te va a ayudar", recalca este profesor de Música. Aun así, anima a la Junta de Castilla y León a "fortalecer el Camino de Santiago como un recurso de riqueza". 

En cuanto a su libro, ya tiene sus primeras impresiones: el desconocimiento del flamenco es general por allí donde ha pasado, más allá de figuras como Paco de Lucía o Niña Pastori. "Lo entiendo", señala. Y explica que "la gente se cansó del flamenco más antiguo en la postguerra porque era un género muy crítico, muy duro". Pero, lo que si se ha encontrado en su recorrido es "el respeto por la música" que percibe en cada pueblo en el que toca su guitarra.

Y las peticiones para que toque el instrumento musical del que no se separa, se acumulan en cada uno de sus pasos. ¿Y cuál es la composición más demandada?. "Entre Dos Aguas, de Paco Lucía", contesta, al tiempo que agrega que es "muy rentable para mi porque la toco y me dan siempre una buena propina". Hasta un coreano que se encontró en el camino se acercó a él sorprendido de que emulara una de las composiciones más conocidas a nivel internacional del gran maestro de la guitarra.

Jorge Mohira, el peregrino que "ameniza" la Vía de la Plata con su guitarra
Comentarios