miércoles. 30.11.2022

La campaña solidaria de dos zamoranas que recibe creaciones de ganchillo de toda España

Aránzazu Arribas y Noelia Fraile buscan repetir el éxito de la primera edición de la campaña 'Teje por ellos' con el que el arte de las dos agujas se pone al servicio de los usuarios de las residencias

Durante la primera campaña se recibieron un total de 290 donaciones que llegaron a cinco residencias de toda la provincia y con la participación de niños de apenas ocho años

Una usuario recibe uno de los regalos de la iniciativa "Teje por ellos"
Una usuario recibe uno de los regalos de la iniciativa "Teje por ellos"

Ya a finales del verano, con el calor aún apretando, las mentes de dos zamoranas se anticipaban a la campaña navideña. De sus manos salen auténticas obras de arte en forma de amigurumis o cualquier tipo de creación siempre al servicio del ganchillo. Ese arte que la pandemia recuperó del cajón del olvido de un verano en el que nuestros antepasados nos enseñaron a tejer "porque así se pasaba mejor el rato" ha cobrado nueva vida en forma de encuentros por la España Vaciada, concursos y campañas solidarias. Eventos en los que siempre los nombres de Aránzazu Arribas y Noelia Fraile están presentes. 

Estas zamoranas de nacimiento y corazón crearon durante el 2021 la campaña "Teje por ellos" con el objetivo de que personas -anónimas o no- aficionados al ganchillo pudieran transformar sus creaciones de aguja en regalos con unos de los grupos más olvidados en las Navidades: los usuarios de las residencias. Ellos, las grandes víctimas de la Covid en todos los sentidos, lo que más la sufrieron en forma de soledad, aislamiento y miedo, son los protagonistas de la campaña solidaria con la que estas dos zamoranas pudieron llegar a un total de cinco centros de mayores para repartir 290 regalos. 

Bufandas, portamóviles, calcetines, gorros, horquillas, bolsos o pulseras se convirtieron en auténticos salvavidas de las cinco jornadas que vivieron los usuarios de centros como el de AFA Zamora y AFA Toro. Unas sonrisas que también llegaron a las residencias toresanas de Virgen del Canto, la Ruta de la Plata en Roales o la de Almaraz de Duero así como el Centro de Día Armonía. 

Aránzazu momentos antes de entregar las creaciones a ganchillo en la residencia Virgen del Canto de Toro
Aránzazu momentos antes de entregar las creaciones a ganchillo en la residencia Virgen del Canto de Toro

Una campaña que ha sido posible gracias a ellos. Muchos de los que hoy pasan su día a día alejados de sus hogares fueron los que trasladaron su sabiduría a sus hijas y posteriormente a sus nietas de la mejor manera que sabían: con un ovillo y dos agujas. Por ellas cobra sentido una campaña que pretende acercarse en una época, como es la Navidad, en la que los niños eclipsan toda la atención. 

La segunda edición de esta campaña se presente con novedades, Aránzazu, bajo el paraguas de su marca 'Ariamiguru crochet', explica que durante el año pasado muchas personas se quedaron con las ganas de participar por desconocer el arte del ganchillo, por lo que la campaña esta vez se abre a otras labores como el fieltro, el punto, el punto de cruz y el macramé. 

Y pese a la 'limitación' de la propuesta inicial la campaña alcanzó tan éxito que las donaciones llegaron de todos los rincones de España. Desde Zamora, pasando por Videmala y Benavente hasta Segovia y Madrid. Del norte en A Coruña hasta Sevilla, la capital zamorana recibió la solidaridad en forma de marcapáginas, atrapasueños, broches, flores y muñecos, muchos de ellos con cartas personalizadas en las que los voluntarios contaban al usuario su pequeña historia de amor relacionada con el arte de las dos agujas. 

Carta enviada por una de las voluntarias de la campaña
Carta enviada por una de las voluntarias de la campaña

Cuanta Aránzazu que algunas de esas cartas llegaron a ser escritas por niños de ocho años que no dudaron en participar en una campaña que también conquistó a la hija de Noelia ('Mi mundo hecho de ganchillo') cuando al inicio del verano pasado Videmala se volcaba en un mural para reivindicar el futuro de los pueblos. "Es un momento muy bonito. Las donaciones de esta niña venía con una tarjetita en la que contaba cómo le había enseñado a tejer su abuela y que le hacía mucha ilusión devolver ese cariño". 

Y es que el momento de compartir ese gesto de solidaridad también fue entrañable. Aránzazu recuerda cómo el año pasado, aún el virus suponía un enorme impedimento para entrar en la mayoría de centros, algo que este año esperan poder sortear para seguir disfrutando de las caras ilusionadas de los mayores, nuestros mayores. 

La mayoría de donaciones llegaron de manera particular a través de los llamamientos de Aránzazu y Noelia bajo el paraguas de sus marcas y gracias a la participación de la primera en la Universidad de la Experiencia de la que es profesora: "La gente se volcó. Conseguimos mover gente, a ver este año qué tal". 

Noelia Fraile orienta a su hija durante una creación de ganchillo
Noelia Fraile orienta a su hija durante una creación de ganchillo

Los puntos de recogida se amplían también esta año para llegar a todos los puntos de Zamora capital. En concreto se podrán recoger donaciones en Recreart (C. Cardenal Mella, 3), La casa de las labores (C. San Atilano, 8), Zalia Peluquería en Av. de Galicia, 73 y Costura Mercería Creativa en la calle de Salamanca, 29 en el barrio de Pinilla. Estos puntos estarán habilitados hasta el 15 de diciembre, cuando se recogerá toda la mercancía para contabilizarla y organizar el reparto por las residencias de la provincia. 

Cartel campaña 'Teje por ellos'
Cartel campaña 'Teje por ellos'

La campaña solidaria de dos zamoranas que recibe creaciones de ganchillo de toda España
Comentarios