miércoles. 30.11.2022

Clavo Food, la empresa con "origen" zamorano que inventó el sanjacobo de pescado

Emilio Clavo, Nicolás Lara, Ignacio Losada y Emilio José Clavo, unidos por lazos familiares y que vivían y residían en la ciudad, decidieron trasladarse en los años 80 a Galicia para montar una empresa ligada a la industria alimentaria

Clavo Food Factory cumple 36 años y cuenta con dos plantas, una en Pontevedra y otra en Valladolid, 400 empleados y registra una facturación que ronda los 50 millones de euros

 

Corrían los años 80 y España se preparaba para entrar en Europa. Fue la década de la creatividad y del talento en un país que dejaba atrás las convulsiones de la Transición, con una televisión casi única y un modelo productivo que tocaba a su fin. Era necesaria una reestructuración y modernización de la industria española y España afrontó el reto de una reconversión industrial.

Y en este marco, cuatro hombres unidos por lazos familiares y que trabajaban y vivían en Zamora, decidieron abandonar la ciudad y mudarse a Caldas de Reis (Pontevedra) para abrir una empresa ligada al pescado.

Emilio Clavo, Nicolás Lara, Emilio José Clavo e  Ignacio Losada unieron fuerzas y crearon Clavo Congelados, aunque actualmente la empresa se llama Clavo Food Factory. Nació como un negocio ligado a la industria alimentaria que se dedicaba a cortar y filetear pescado para otras compañías.

Con España acercándose a un nivel de desarrollo muy próximo al de los países más desarrollados y la economía avanzando hacia la "globalización", los tres empresarios llegaron a la conclusión de que invertían en barcos para controlar las materias primas o innovaban en la producción, según recoge Cinco Días. Apostaron por lo último y les salió bien. Salieron al mercado productos que triunfaron como el sanjacobo de pescado o la gamba en gabardina. Y la firma se amplió acercándose de nuevo a Castilla y León, donde adquirió una planta, concretamente en Tordesillas, con una inversión en una cámara de congelación con capacidad para almacenar 10.000 palés, según la noticia publicada en Cinco Días.

Exterior de la fábrica en Tordesillas. Foto Google
Exterior de la fábrica en Tordesillas. Foto Google

Así fue como Clavo Food Factory inauguró los años 90 y se convirtió en una factoría de alimentación más amplia que ha cumplido ya los 36 años como una empresa de referencia en el sector. Como destaca el artículo de Cinco Días, la firma suma más de mil referencias en unos 42.000 restaurantes de todo el mundo y tiene una plantilla de unos 400 trabajadores, poco que ver con los 7 empleados que empezaron en aquella aventura que comenzó a gestarse en Zamora.

Cuenta con dos fábricas. La de Caldas de Reis, donde trabajan 300 personas y se producen más de 600 toneladas de alimentos al mes, tiene 32.000 metros cuadrados, ocho líneas de producción, seis túneles de congelación, equipos de cocina, sala de dosimetría y varios laboratorios de I+D, microbiología y calidad. La de Tordesillas cuenta con cuatro líneas de producción, tres túneles de ultracongelación y uno de nitrógeno. En ella se producen más de 400 toneladas de comida al mes, según informa Cinco Días, que detalla que la facturación de la firma rondó en 2019, poco antes de la pandemia, los 45 millones de euros. La cifra podría rondar ahora los 50 millones.

Clavo Food, la empresa con "origen" zamorano que inventó el sanjacobo de pescado
Comentarios