martes. 28.05.2024
imagen diócesis de Zamora
imagen diócesis de Zamora

La cantidad proveniente de la Asignación tributaria es enviada a las 70 diócesis españolas. Las diócesis lo integran dentro de su presupuesto diocesano para acometer las actividades propias de la Iglesia.

La Conferencia Episcopal solicita anualmente información a las diócesis sobre sus cuentas económicas consolidadas, incluyendo las parroquias, para así dotar de transparencia al proceso y obtener una información sobre la procedencia de sus recursos y las aplicaciones que se han dado cada año.

Las aportaciones directas y voluntarias de los fieles son una de las principales fuentes de financiación, llegando a suponer más de un tercio de los recursos disponibles de las diócesis.

Durante el año 2022 representaron el 30% de sus recursos.

El dinero que procede de la Asignación tributaria, aporta de media un 21% a la financiación básica de las diócesis españolas. Este porcentaje puede variar según el tamaño de cada diócesis, debido a criterios de comunión de bienes entre las diócesis, suponiendo para las diócesis de menor tamaño hasta un total del 60% de sus recursos.

¿A qué destinan sus recursos las diócesis españolas?

En el período 2016-2022 más de la mitad de los gastos del conjunto de las diócesis españolas fueron gastos pastorales y asistenciales, junto con gastos de conservación de edificios y funcionamiento.

Durante el año 2022 los empleos de las diócesis en actividades pastorales y asistenciales junto con los gastos de conservación y funcionamiento, son un año más los que más peso relativo tienen en el total de empleos (53%)

Más de 72 millones de € destinaron las diócesis españolas a actividades asistenciales en 2022.

Para el 60% de las diócesis, los gastos en conservación de edificios y gastos de funcionamiento han supuesto más de un tercio de sus gastos ordinarios.

El importe destinado por las diócesis a programas de rehabilitación durante el año 2022 ha alcanzado más de 47,2 millones de € (47.244.310,75 €) y en nuevos templos 18 millones.

Las diócesis españolas reciben un impulso financiero debido a la Asignación Tributaria