viernes. 01.03.2024
HUESOS DE SANTO  (13)
HUESOS DE SANTO (13)

El resultado aunque quizá demasiado calórico es muy natural y al menos el gusanillo de como hacerlos esperamos que puedan quitarlo. Un postre con muchas calorías pero un día es un día y la opción del disfrutar muchas veces mejor que la de cortarse tras una pandemia sufrida y todo lo que hemos pasado en estos dos años de algo habrá que morir...

Hay maneras y maneras pero la vamos a contar entera desde la elaboración del mazapán que puede comprarse echo pero como ya no es lo mismo preferimos relatar todos los pasos.

INGREDIENTES

Para el mazapán: 150 gr de almendra molida, 200 gr de azúcar, 100 gr de agua, Unas gotas de esencia de vainilla (opcional).

Y para el relleno: 4 yemas de huevo, 100 gr de azúcar, 50 gr de agua y Azúcar glas para decorar.

ELABORACIÓN 

Para la crema:

Primero preparamos la crema de yema. Ponemos en un cazo al fuego el agua junto al azúcar y dejamos que hierva para hacer un almíbar. En un cuenco a parte, batimos ligeramente las yemas. Cuando el almíbar alcance el punto de hebra fina, apartamos del fuego y vertemos sobre las yemas en forma de hilo, poco a poco, mientras batimos continuamente las yemas. Pasamos la mezcla de nuevo al cazo, o lo ponemos al baño maría, y dejamos que se caliente sin que llegue a hervir, removiendo continuamente hasta que espese. Retiramos del fuego y dejamos enfriar.

Preparando el mazapán:

Para el mazapán, vamos a hacer también un almíbar ligero con el agua y el azúcar. Lo ponemos al fuego y en cuanto rompa a hervir, retiramos. Añadimos de golpe la almendra molida y con ayuda de una espátula mezclamos bien hasta obtener una masa que daremos forma de bola. Tapamos y dejamos enfriar. Cuando la masa esté fría, extendemos sobre la mesa de trabajo con un poco de azúcar glas para que no se pegue.

Para el montaje:

Con ayuda de una palo de brocheta de madera o cualquier palillo similar podemos hacer las líneas características de los huesos de santo. Cortamos tiras con un cuchillo de unos 5 cm de ancho y de 6-7 cmts de alto. Con ayuda del mando de una cuchara de madera, enrollamos el mazapán y con un poco de agua si es necesario, unimos los extremos. Dejamos secar unas horas. Para rellenar el mazapán, metemos la crema de yema en una manga pastelera con boquilla o pico pequeño.

Los resultados pueden ser espectaculares y nunca dejarán de sorprender a los que compartan este manjar de los Santos, vamos al menos comiendo los huesitos....

Trufa blanca y negra, chocolate, limón, kiwi, fresa, plátano, café...y el largo etcétera de su imaginación y relleno

Los Huesos de Santo, un manjar para el día de los Difuntos