viernes. 24.05.2024
Paula y Alba, directora de la asociación infantil Somos Nupa
Paula y Alba, directora de la asociación infantil Somos Nupa

Hablar de Paula supone hablar de Sayago y su magia. Supone hablar de la humildad de una familia y de la generosidad de dos pueblos: de Moralina y su aula volcada el pasado curso en la realización de bolsos artesanales en beneficio de Somos Nupa (la asociación implicada en ofrecer atención social a las familias y niños con fallo intestinal, nutrición parenteral y trasplante múltiple). Pero también de Gamones y de Nuria.

La ceramista madrileña afincada hace más de 15 años en Gamones tiene mucho que ver en la historia de esta guerrera que ha logrado unir a dos familias y hacer de cada mala noticia una aventura por la vida. “Su familia es también parte nuestra. Cuando vinimos a Sayago nos acogieron tan bien…”. Nuria recuerda sus inicios en el pueblo y su relación con la familia paterna de Paula, junto con quienes actualmente gestionan las casas rurales de la zona. Un vínculo que se volvió indisoluble ante cada uno de los resultados médicos y que se ha ido afianzando.

Una relación consolidada a base de viajes, de lágrimas y de esperanza, hasta el punto de que el coche de Nuria y su marido -tan acostumbrado a las idas y venidas a Madrid en un día- se convirtió en la ambulancia particular que trasladó a Paula desde Moralina al Hospital de La Paz. “Esas cosas al final te unen”, señala.

La pequeña Paula posando con la bolsa que le realizaron sus compañeros y su profesora

Precisamente fue durante la vuelta de Paula a Moralina, una vez superado con éxito el trasplante multivisceral, cuando su padre José le propuso a Nuria un encargo en agradecimiento a la asociación Somos Nupa, que lleva entregada a la pequeña casi dos a los en cuerpo y alma. Empleando para ello la técnica de trasferencia en cerámica, Nuria reprodujo el primer dibujo que Paula realizó cuando llegó a Madrid y que incluye el logotipo de Nupa en tonos azules, representativo de esta asociación infantil.

Nuria supo sacar tiempo entre los numerosos encargos de cara a la Navidad para terminar el encargo: “Lo tenía que colar de alguna manera”. La misión era que fuera la mismísima Paula se lo entregara a la asociación en agradecimiento de la familia por toda la implicación que esta asociación ha tenido que una familia procedente de Sayago más profundo.

Proceso de creación del mural

Una sorpresa que, finalmente, se desveló este puente en el que los dos hermanos pequeños de Paula pudieron finalmente visitarla en el piso que Nupa ha puesto a disposición de la familia y al que se han desplazado ya profesores, primos y su abuela para visitarla. “Con todo este proceso te das cuenta de la generosidad que mueves este tipo de asociaciones y ello se suma a la energía que desprende esta familia”.

Una familia que “suelta amor por todas partes, cómo no se les va a querer” y una asociación entregada en cuerpo y alma a esta preadolescente de 12 años que continúa sonriendo con cada visita, con cada resquicio de esperanza, con cada pequeño detalle como el de Somos Nupa. Una historia de superación en busca de ese milagro que tiene que llegar y que le ha llegado a la asociación en forma de agradecimiento por parte de la familia y amigos: “Gracias por hacer de este viaje una aventura”.Proceso de creación del mural

Gamones y Numa Cerámica: la historia de un pueblo volcado por Paula