miércoles. 17.08.2022

La amenaza de cierre de varios establecimientos y pérdida de 20 puestos de trabajo en la zona T sigue en pie

La zona T se tambalea, debido a que varios establecimientos de hostelería se verán avocados al cierre tras los ultimátum que han recibido al menos dos que este diario conozca aunque hay más según los propietarios de los mismos.
santa teresa zona t
santa teresa zona t

En la calle Santa Teresa surge el problema y con locales que llevan abiertos en algún caso más de 30 años y que no han constituido peligro alguno ni para la integridad de los vecinos ni las casas de los que conviven en una zona que tienen claro ni es ruidosa ni molesta a los vecinos.

Una denuncia por humo del pasado año cuando uno de los locales que permanecía cerrado en el momento de la denuncia ( irónico momento) era el detonante para que la normativa de 2009 sobre las insonorizaciones y los ruidos llevaran a los funcionarios del Ayuntamiento de Zamora a pedir a los propietarios un cumplimiento de la citada norma que supondría para los interesados el cierre definitivo, puesto que no es ni factible ni asumible en los tiempos que corren, las reformas pasarían por insonorizaciones del suelo de los bares, y de los almacenes. Las mediciones de los propietarios y de las empresas auditoras han dado cero decibelios en sus resultados.

Sin denuncias por ruidos que es la máxima a la que se acogen los propietarios, nada tendrían que hacer y la normativa no tendría porque aplicarse, pero el Ayuntamiento tras años de negocios abiertos y sin este tipo de premisas, pide y exige reformas que en muchos de los casos son imposibles de asumir por los que regentan estos establecimientos. Los contratos de los asalariados se cortarían de raíz y la quiebra técnica vendría a caer sobre al menos estos dos negocios de los que llegan a depender hasta cerca de una veintena de familias.

El mítico restaurante Sanghai situado en la calle Santa Teresa así como el Bar Alfares son dos de los afectados y avocados a un cierre, que para los propietarios es injusto, y que sume a los mismos en la decisión de cerrar ambos locales si no hay más solución que la de la reforma que en estos momentos es inasumible. La normativa vigente sigue en periodo de estudio y es solo por parte del Ayuntamiento, el que podría parar la decisión de ejecutar las obras que solicitan, y así evitando dejar a los dos locales en bancarrota.

Entre 3 y 5 personas en el Bar Alfares y hasta otras 13 o 14 en el restaurante Chino tendrían los días contados para el cierre de dos establecimientos míticos que tras años de apertura ven amenazada su continuidad.

Ahora los propietarios buscan a más empresarios de la zona y de otras que puedan tener este mismo problema para crear una plataforma con la que poder tomar parte y paliar este mal mayor que podría dar al traste con decenas de empleos en una ciudad que en pleno San Pedro recaba noticias que no dan lugar a esperanza alguna.

La amenaza de cierre de varios establecimientos y pérdida de 20 puestos de trabajo en...
Comentarios