domingo 24/10/21

El cura de Granja de Moreruela renuncia a la parroquia tras varias desavenencias con los vecinos

Las malas relaciones entre Santiago Martín Cañizares y el municipio se remontan al año 2014 cuando el entonces sacerdote de Bretó de la Ribera, con el que los granjeños comparten la ermita de la Pedrera, trasladó sin conocimiento de nadie la talla de la Virgen a la iglesia de la localidad vecina

En julio de 2015, el entonces obispo Gregorio Martínez, anunció su nombramiento como sacerdote del pueblo a pesar de las firmas que se recogieron en su contra

Feligreses en la misa del día del Cristo. Foto Facebook
Feligreses en la misa del día del Cristo. Foto Facebook

Lo anunció él mismo en la homilía por las fiestas del Cristo del Amparo el pasado día 19.

Santiago Martín Cañizares aprovechó la misa para informar a los vecinos de que había solicitado la renuncia a la parroquia y de que el Obispado se la había concedido. Aunque no dio más explicaciones, las continuas desavenencias del sacerdote con los vecinos de Granja de Moreruela parecen estar detrás de la petición de traslado.

Sin embargo, su marcha no será inmediata. Fuentes del Obispado aseguran que no se prevén cambios en ninguna parroquia de la Diócesis hasta el curso que viene, es decir, a partir de julio de 2022.

La mala relación entre el cura y los feligreses de Granja comenzó incluso antes de la llegada de Santiago Martín al municipio. La polémica surgió en 2014 cuando el cura decidió de manera unilateral trasladar la talla de la Virgen de la emita de La Pedrera, que comparte con Bretó de la Ribera, a este pueblo vecino, del que era  párroco.

Los vecinos de Granja denunciaron lo que consideraron un "robo" ante la Guardia Civil y el sacerdote explicó que las razones del traslado de la imagen en una caja hasta la iglesia de Bretó se habían debido «a evitar un posible robo y a preservar la talla románica de la humedad que le viene afectando a la madera».

El 1 de enero de 2014 se procedió al traslado sin que los vecinos ni el entonces párroco de la localidad tuvieran conocimiento de que la Virgen de la Pedrera se iba a Bretó. Tras varias quejas al Obispado, la Virgen de los Montes Negros, también conocida como de La Pedrera, regresó a la pequeña ermita de Puente Quintos, en el término de Santa Eulalia de Tábara, donde las poblaciones de Bretó y Granja de Moreruela celebran sus respectivas romerías en abril, por la rogativa de San Marcos.

Con esa decisión el Obispado pretendía poner punto final a la polémica , pero un año después, el entonces obispo, el ya fallecido Gregorio Martínez, anunció que Santiago Martín Cañizares sería el nuevo párroco del pueblo

Los vecinos de Granja se rebelaron y recogieron firmas que enviaron al Obispado en un intento de que el prelado reconsiderara su decisión e incluso remitieron una misiva al papa Francisco, en que el se quejaban de la actitud de Gregorio Martínez. "Nos lo manda a posta", lamentaban entonces los habitantes de Granja de Moreruela. 

Más de 6 años después de aquel nombramiento, los desacuerdos entre Martín Cañizares y los feligreses granjeños, que acusan al sacerdote de "soberbio", han sido continuos y se han traducido en la petición de renuncia del párroco. Lo que mal empieza, mal acaba.

Comentarios