domingo 16/1/22

En comparación con otros años se ha producido un incremento sobre todo en los rescates de montaña, ya que el año pasado fueron 192, en 2.019 hubo 219 e, incluso en el 2.018, la cifra también fue menor, se registraron 206 rescates de montaña en el 1-1-2.

Por provincias, en León ha sido donde mayor número de rescates de montaña se han gestionado, con un total de 73, seguida por Ávila con 45, Segovia con 30 y Burgos con 27 rescates.

En la provincia de Valladolid se han registrado a lo largo de este año 20 avisos, en Palencia 12, en Soria 7, en Salamanca 5 y en la provincia de Zamora 1. El resto de rescates de montaña gestionados en el Centro de Emergencias Castilla y León 1-1-2, 65, se han producido en Comunidades Autónomas limítrofes.

Recomendaciones y medidas preventivas

Por ello, la Agencia de Protección Civil de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente insiste en la importancia de adoptar ciertas medidas de prevención.

La primera de todas ellas es planificar la actividad que se va a realizar, adaptándola a las capacidades de cada uno, y por supuesto, no sobreestimar éstas.

La planificación incluye tener en cuenta las horas de luz, la previsión meteorológica y el nivel de dificultad de la ruta que se vaya a abordar. No hay que olvidar tampoco equiparse adecuadamente y dejar dicho a algún conocido dónde será la actividad y una hora prevista de regreso.

Es muy importante tener en cuenta que en invierno las actividades en la montaña cambian considerablemente con respecto a cualquier otra época del año, es mucho más exigente y hay que tener mayor preparación.

En la época invernal, además de estar atento a la previsión meteorológica, hay que tener en cuenta el riesgo de aludes que pueda existir en la zona. Debemos disponer además del material y equipo que pueda ser necesario dependiendo de la actividad y de la nieve o el hielo que pueda existir y confirmar que está siempre en perfectas condiciones de uso.

Especialmente en esta época del año, si se carece de experiencia, se puede acudir a los guías de montaña. Por último, nunca debemos olvidar que hay que guardar fuerzas para el regreso y, si es preciso, hay que saber renunciar.

Aplicación móvil ‘My112’

A la hora de practicar deportes al aire libre es muy importante contar con un botiquín de primeros auxilios y un teléfono móvil con la batería completamente cargada. En él se puede llevar descargada la aplicación ‘My112’, que es gratuita y con la que, al realizar una llamada al 1-1-2, se facilitan al centro de emergencias las coordenadas del lugar en el que se encuentra el alertante.

Además, desde el mes de noviembre, la Agencia de Protección Civil ha ampliado las funciones del “MY112” con la funcionalidad de ‘tracking’ o seguimiento, que posibilita a los usuarios el envío periódico de su ubicación al Centro de Emergencias 1-1-2 de Castilla y León. De este modo, será mucho más sencillo disponer de la ubicación exacta de las personas en caso de emergencia e incluso se podrá confirmar el itinerario realizado.

Para poder utilizar esta función es imprescindible que el usuario tenga descargada y actualizada la aplicación ‘My112’ en su teléfono móvil. En la pantalla principal debe pulsar el apartado “tracking” y desde ahí podrá activar y desactivar la monitorización GPS.

En caso de que ocurra una emergencia en un entorno montañoso, es muy probable que los equipos de emergencia lleguen al lugar en helicóptero, por lo que no está de más tener en cuenta también algunas recomendaciones para que la operación se desarrolle en condiciones de seguridad.

Conviene, por ejemplo, asegurar todos aquellos objetos que sean susceptibles de salir volando a causa del viento que produce el rebufo de las aspas de los rotores al aproximarse la aeronave, como pueden ser mochilas, bastones, cabos, botellas, prendas de abrigo… Así se evitará que el aparato pueda dañarse al ser golpeado por un objeto descontrolado.

Para indicar al helicóptero que se necesita ayuda, conviene formar una Y con el cuerpo, levantando los brazos y colocándolos en forma de uve. Además, en caso de necesidad, se puede marcar una zona de aterrizaje adoptando esa posición, con el viento a la espalda.

Para ello, se tratará de localizar una superficie llana y que esté despejada de obstáculos, como árboles, torres de alta tensión o repetidores de telefonía. Y siempre hay que prestar atención las indicaciones que haga la tripulación del helicóptero, sobre todo para acercarse a él.

En el caso de que se precise asistencia médica para alguna persona, al llamar al 1-1-2, se pondrá en contacto al alertante con personal sanitario de Emergencias de Sacyl, que es el encargado de gestionar el envío de los medios sanitarios para atender al paciente.

Hay que recordar que ese personal que atiende las llamadas hace una valoración telefónica del estado del paciente y activa el recurso sanitario (un helicóptero sanitario, una UVI móvil, una ambulancia de soporte vital básico…) más adecuando a la patología que presenta el herido, pero no interviene en el lugar de la emergencia.

Zamora cierra 2021 con un solo rescate de montaña
Comentarios