sábado. 02.03.2024
Enfermera
Enfermera

El Sindicato de Enfermería SATSE ha insistido en que la Junta de Castilla y León "no puede seguir mirando para otro lado ante la escalada de precios de los carburantes que se está produciendo en las últimas semanas y debe equiparar de forma urgente la indemnización que perciben las enfermeras y el resto de los empleados públicos de la Comunidad por poner su vehículo propio a disposición de la Administración autonómica para desarrollar su actividad profesional con las indemnizaciones que perciben los empleados públicos dependientes de la Administración del Estado".

El Gobierno central aprobó en julio una indemnización por kilometraje a los empleados públicos que dependen del Estado de 0,26 euros, 3 céntimos "por encima de lo que está percibiendo un empleado público de nuestra Comunidad autónoma (0,23€)" por lo que, desde SATSE Castilla y León, se instó "de forma inmediata" a la Administración autonómica a que equiparara esa indemnización en nuestra Comunidad.

Así, SATSE remitió un escrito urgente a la Consejería de Presidencia de la Junta de Castilla y León en el que se pedía dicha equiparación, pero, "desgraciadamente, la inacción de la Consejería de Presidencia de la Junta de Castilla y León ha continuado y, a día de hoy, las enfermeras y el resto de los empleados públicos de la Comunidad siguen sufriendo las constantes subidas de los precios de los carburantes, aumentos que han sido continuados en las últimas 11 semanas".

El Sindicato de Enfermería reitera que se trata de evitar que “se produzca cualquier tipo de discriminación entre empleados públicos en función de la administración para la que trabajan y que las enfermeras y enfermeros tengan que asumir los costes de la asistencia sanitaria que prestan en los consultorios locales y domicilios de los pacientes”, porque, insiste SATSE, “eso es lo que está sucediendo, que se hace recaer sobre las enfermeras el coste de la asistencia”.

A juicio de SATSE, la Junta debe "ser sensible a esta situación que padecen empleados públicos como son las enfermeras y enfermeros de Castilla y León que trabajan en el ámbito rural de Castilla y León, una de las comunidades con mayor dispersión geográfica de la población, que realizan largos desplazamientos para atender a los pacientes, con las dificultades orográficas existentes en algunas zonas, la climatología en invierno y un largo etcétera de situaciones que hacen que puedan padecer accidentes".

"No hay que olvidar, que hay provincias en Castilla y León en las que las enfermeras y enfermeros pueden llegar a recorrer hasta un millón de kilómetros al año para garantizar la asistencia en el medio rural, lo que supone un mayor desgaste y un coste añadido de mantenimiento de sus vehículos particulares al tener que utilizarlos para asegurar la prestación sanitaria", han recordado en un comunicado.

SATSE ha recordado al respecto que las enfermeras "deben asumir el coste de la totalidad de la reparación de sus vehículos en caso de siniestro durante la actividad laboral, ya que la Consejería de Sanidad lleva desde el año 2011 sin convocar ayudas al respecto", situación que también desde SATSE se ha reclamado, tanto a la Consejería de Presidencia como a la Consejería de Sanidad.

"Si a esto último se añade que los precios de los carburantes no dejan de subir, la indemnización por kilómetro recorrido también debe aumentar porque, de lo contrario, se está penalizando a las enfermeras y enfermeros de la Comunidad frente a otros empleados públicos".

Piden que la Junta suba el precio del kilometraje para "no asfixiar más" la economía de...