lunes. 20.05.2024
Cientos de vecinos se concentran ante el Ayuntamiento de Vega de Tera. Imagen Alicia Lehmann
Cientos de vecinos se concentran ante el Ayuntamiento de Vega de Tera. Imagen Alicia Lehmann

Los residentes de Vega de Tera han expresado su preocupación y malestar ante el próximo pleno municipal programado para el 15 de mayo en el que se prevé votar la desafectación del bien comunal de una de las parcelas del polígono de Junquera de Tera que podría albergar el proyecto de la planta de biogás de la empresa portuguesa Capwatt. 

Este paso permitiría desvincular la potestad demanial sobre la parcela afectada que dejaría de pertenecer al dominio público como paso previo a la instalación de la macroplanta en la zona. Este proyecto ha sido recibido con rechazo por parte de la comunidad local, que teme sus posibles impactos negativos en el entorno y la calidad de vida de los residentes. Durante las últimas semanas su negativa se ha explicitado en forma de recogida de firmas y una numerosa protesta. 

Recuerdan que esta instalación supondrá "un desastre para la zona", en la que actualmente apenas se ubican granjas de porcino, un panorama que temen, cambiaría con la llegada de este proyecto "como ya ha ocurrido en los alrededores de otras plantas de esta naturaleza". 

Los residentes también destacan el valor de las parcelas como bienes comunales, protegidos por el artículo 132 de la Constitución Española, según el cual su aprovechamiento corresponde al común de los vecinos, situación que cambiaría con la votación a favor de la desafectación.

Ante esta situación, el movimiento vecinal ha anunciado su determinación de presentar todos los recursos legales necesarios para impedir la ejecución del proyecto. Asimismo, hacen un llamamiento a la empresa Capwatt y a las autoridades municipales para que consideren seriamente las preocupaciones de los ciudadanos antes de tomar decisiones que puedan afectar su futuro y bienestar.

La comunidad de Vega de Tera, compuesta también por los pueblos de Calzada de Tera, la Milla y Junquera de Tera, se moviliza en defensa de su entorno y calidad de vida, demostrando una vez más el poder de la acción colectiva en la protección del medio ambiente y los intereses de la comunidad.

El proyecto de la planta de biogás ha generado un intenso debate en la región, con opiniones divididas entre aquellos que ven en él una oportunidad de desarrollo económico y aquellos que temen sus posibles repercusiones ambientales y sociales. La movilización de los vecinos de Vega de Tera refleja la creciente conciencia ambiental y la importancia de la participación ciudadana en la toma de decisiones que afectan al futuro de las comunidades locales.

Vega de Tera avanza con el proyecto de la planta de biogás pese a la negativa vecinal