jueves 28/10/21

Carta de Guarido a los vecinos de La Hiniesta: "Haremos este pequeño esfuerzo para poder volver con más fuerza"

Se trata de una carta llena de emotividad y en la que parafrasea a León Felipe recordando el espíritu del romero, con la que Guarido apuesta por hacer un último esfuerzo
/images/Romería_de_la_Hiniesta_2019_2.jpg
/images/Romería_de_la_Hiniesta_2019_2.jpg

Este será un primer lunes de Pentecostés diferente. Amargo, al igual que el año pasado en el que la Virgen de la Concha y la Virgen de la Hiniesta no pudieron reencontrarse en medio de una pandemia que azotaba el mundo y que este año persiste, ya con la esperanza de la vacuna que comienza a cobrar fuerza contra un virus que se sigue resistiendo a ir. 

Así lo ha reconocido el alcalde de Zamora, Francisco Guarido, en una carta dirigida al pueblo de La Hiniesta con el que la capital guarda estrechos vínculos que demuestran en esta Festividad que se celebra mañana lunes. Se trata de una carta llena de emotividad y en la que parafrasea a León Felipe recordando el espíritu del romero, con la que Guarido apuesta por mantener la esperanza en este último esfuerzo con la vista puesta en que este sea el último abrazo virtual ya el años que viene, sí, intercambiar los bastones de mando "entre iguales". 

DEL ALCALDE DE ZAMORA AL PUEBLO ZAMORANO Y DE LA HINIESTA EN NUESTRA FIESTA COMÚN

De nuevo este año no podré acompañar al Alcalde de La Hiniesta en el intercambio de bastones que simboliza el acercamiento de la ciudad de Zamora y de La Hiniesta en este día festivo para los vecinos de ambas localidades donde los pueblos se unen tradicionalmente en romería, procesión y fiesta.

Espero que nuestros vecinos y vecinas que otros años comparten el tiempo de primavera y de felicidad, celebrando juntos la fiesta en la que se encuentran de manera simbólica la Virgen de la Concha que llega en romería y la Virgen de la Hiniesta que la recibe en su pueblo, estén en el camino de celebrar la recuperación de la salud que nos ha impedido acercarnos el año pasado y éste a visitaros.

En este año en el que todas las personas hemos tenido que restringir los contactos, en el que muchas han sufrido los efectos y el miedo de la pandemia, y en el que algunas personas de las localidades de La Hiniesta y de Zamora se nos han ido definitivamente, no poder estar con vosotros y en vuestro nombre con vuestro Alcalde es un pequeño esfuerzo más para que podamos volvernos a ver con más fuerzas y con más ganas cuando la sociedad recobre la salud con normalidad.

Haremos este pequeño esfuerzo de no vernos en la celebración de la romería que acerca a nuestros pueblos desde Zamora a La Hiniesta, que siempre nos acoge con los brazos abiertos, para poder volver con más fuerza a realizar el intercambio de bastones de mando entre iguales que somos todas las personas cuando celebramos juntas la misma fiesta.

Tendremos que volver a celebrar la fiesta con mascarilla y guardando las distancias, en grupos pequeños que nos permitan preservar la salud. Pero en nuestro corazón, los zamoranos nos encontraremos con las buenas gentes de la Hiniesta que todos los años nos acogen con generosidad y nos dan la bienvenida tras el camino acompañando a la Virgen de la Concha desde San Antolín, pasando por Valorio y por los campos llenos de primavera de nuestra tierra, hasta encontrarse con la Virgen de la Hiniesta cerca de la hermosa iglesia de Santa María la Real de este pueblo.

En justo reconocimiento a vuestra acogida, la ciudad de Zamora también está abierta todo el año a la vecindad de los pueblos del entorno y de toda la provincia, sin los cuales no existiría como tal. Porque las actividades de nuestros servicios están dirigidos a todos los zamoranos y zamoranas que los necesitan y porque necesitamos las actividades de todas las personas de la provincia, en un intercambio de cada día que culmina con la celebración conjunta de fiestas como la de La Hiniesta, que por algo lleva el nombre de este pueblo.

Este año no intercambiaremos los bastones entre alcaldes que simbolizan la igualdad y la cooperación necesaria entre los pueblos, los nuestros y los del mundo. Pero intercambiamos el abrazo que no podemos darnos y que se darán en el nombre de nuestros pueblos la Virgen de la Concha y de La Hiniesta.

Os deseo que sigamos adelante para vernos todos los días y el año que viene en el camino, para ser como como dice nuestro poeta zamorano, León Felipe: “Ser en la vida romero, solo romero (…) sensibles a todo viento y bajo todos los cielos.”

Con el esfuerzo de todos volveremos a estar cerca ¡Salud a nuestros pueblos!

FRANCISCO GUARIDO

Comentarios