viernes. 24.03.2023

La sociedad entera debe saber que el feminismo no es una moda ni es reciente. Las luchas de las mujeres por el reconocimiento de sus derechos tienen más de tres siglos. La agenda feminista incluye la plenitud de derechos para las mujeres, posicionándose en contra de todas las injusticias patriarcales. Las feministas reclamamos la abolición del sistema de géneros, el fin de la violencia machista y de la explotación sexual y reproductiva, los derechos humanos de las mujeres, la igualdad de derechos entre hombres y mujeres en todos los órdenes (civil, laboral, económico, político, social, familiar…), nuestra dignidad y el respeto que se nos debe. El Gobierno de España está promoviendo leyes que supuestamente son beneficiosas para las mujeres pero que en realidad propician retrocesos mientras que no acomete la puesta en funcionamiento de otras.

Estas leyes impulsadas por el Gobierno están demostrando ser perjudiciales para la salud democrática y la confianza en las instituciones y pone en peligro la garantía de la protección de las mujeres ante los delitos sexuales como es la llamada ¨Ley del solo sí es sí¨ y está promoviendo leyes que resultan directamente perjudiciales a las mujeres como la "ley trans" donde se contempla que el sexo registral deje de ser un elemento sobre el que el Estado da fe en base a una verdad verificable, obviando los informes de los profesionales y personas expertas, así como, la oposición fundamentada del movimiento feminista.

El Gobierno predica la corresponsabilidad y la igualdad, pero la imposibilita en la práctica legislativa. Cuando los permisos no son remunerados al menos al 80% de la base de cotización a la Seguridad Social, los hombres no los usan, como muestra la enorme brecha de género en el uso de las excedencias y reducciones de jornada. Los permisos no remunerados o mal remunerados son usados casi en exclusiva por las mujeres, porque los mandatos de género patriarcales les obligan a cuidar y a los hombres a ganar el pan. Eso no es corresponsabilidad, sino división sexual del trabajo que conduce a las grandes brechas de género en cuidados, salarios, formación, promoción y jubilación.

Por otra parte, el movimiento feminista ha presentado una iniciativa legislativa para la abolición del sistema prostitucional y la penalización de proxenetas y prostituidores (LOASP) que está siendo tan ignorada como las mencionadas recomendaciones sobre las consecuencias en las penas de los violadores en la ley del “si es sí” o el borrado de las mujeres en la “ley trans”, cuyas consecuencias vemos ya. Algunas cifras oficiales de 2021: Desde 2003 hasta hoy, han sido asesinadas por violencia machista 1171 mujeres. 48 niños y niñas, y 365 han quedado huérfanos.

En 2021 se han puesto 162.848 denuncias por violencia de género (446 denuncias diarias de media, 73% presentadas por las propias mujeres). El 13.7% de las mujeres de 16 o más años residentes en España, 2.802.914, han sufrido violencia sexual a lo largo de su vida de sus parejas o exparejas. El 21.5% de mujeres, 4.387.480, han sufrido violencia física a lo largo de su vida (parejas, exparejas relaciones ocasionales). El 6.5%, de mujeres, 1.322.052 han sufrido violencia sexual en algún momento de su vida, de alguna persona que no mantiene ni ha mantenido una relación de pareja. Se produce 1 denuncia por violación cada 4 horas.

Los delitos contra la libertad sexual se incrementan un 29%, y un 58% en caso de cometerlos menores de edad. Las Instituciones fallaron en el 19% de los asesinatos al no proteger a la víctima en casos que ya habían sido denunciados. Y vamos a dejar los datos aquí.

El Movimiento Feminista “Trece Rosas” de Zamora, como el resto del movimiento feminista: Exigimos la erradicación de toda violencia ejercida contra las mujeres en cualquier ámbito y contexto. Las mujeres pobres la sufren doblemente: vendiendo su cuerpo como vasijas para parir hijos (en buen estado) o para ser prostituidas por hombres y para hombres: (España es, en este momento, el burdel del Sur de Europa)

Exigimos que la sociedad empiece a pensar y trabajar la idea de que las mujeres somos seres humanos con derechos iguales. Somos la mitad de la población. Exigimos un trabajo responsable por parte de quienes nos gobiernan, tanto a nivel nacional como de la Comunidad: No podemos retroceder en los derechos adquiridos con tanta lucha: ni sufrimos violencia “intrafamiliar”, ni los violadores ahora lo son menos, ni el “género” ha dejado de oprimirnos con nuevas fórmulas que ahora, además, nos borran. ¡Basta ya! La violencia que sufrimos las mujeres y sufren las niñas ocurre por ser mujeres. Por eso el feminismo es internacionalista, porque es una lucha por la igualdad de todas y para todas: afganas, somalís, ucranianas… países, etnias… ¡Basta ya!

El manifiesto de Trece Rosas Zamora: «El machismo mata, viola, explota y borra a las...
Comentarios