miércoles 20/10/21

Las diez curiosidades que todo zamorano debe conocer

La provincia de Zamora esconde una serie de leyendas que se encuentran en boca de todos
zamora buenos días paseo matutino  (22)
zamora buenos días paseo matutino (22)

Zamora siempre ha estado llena de enigmas, de curiosidades y de leyendas que le han aportado ese aura legendario a toda su provincia. Desde la formación de la bandera al propio Lago de Sanabria están en la boca de todos los zamoranos. 

Desde Zamora News te invitamos a descubrir un poco más la historia de Zamora y su provincia a través de estas leyendas y curiosidades:

1. El pez y el anillo

El anillo de San Atilano, patrón de la Diócesis de Zamora. El joven Atilano no creía ser un digno obispo para la diócesis zamorana y por eso decidió peregrinar a Tierra Santa. Al salir de la capital zamorana se paró en el antiguo puente romano y decidió tirar el anillo episcopal al río Duero, señalando que si algún día volvía a él el anillo, retomaría la misión de obispo porque sería un destino de Dios. 

Tras volver de su peregrinaje, decidió almorzar cerca de la iglesia del Sepulcro. Pidió un pescado y en el interior encontró el anillo que había arrojado al río. Se puso el anillo y las campanas empezaron a repicar y las vestiduras polvorientas del peregrino se transformaron en vestiduras episcopales.

2. La seña bermeja

Una de las señas de identidad de la ciudad de Zamora es su bandera, conocida como la "seña bermeja". 

El emblema de la capital del Duero es único ya que se compone de 8 tiras de tela roja y 1 de tela vede. Estos colores y este numero se deben al guerrero lusitano Viriato, que cada vez que ganaba una batalla contra los romanos desgarraba una tira de la capa roja de su capa y la colocaba en su lanza. La tira diferente, la verde, fue incluída por Fernando el católico como homenaje al apoyo de Zamora en la Batalla de Toro.

3.El cura y la criada

En el municipio zamorano de Ribadelago, existia un sacerdote encargado de todas las tareas. Un día un joven robó ciruelas y la criada gritó “un rapaz”, entonces el cura dijo “lo que salga”, desde ese momento y totalmente avergonzado por el malentendido decidió cortar el ciruelo y tallar santos a San Benjamín.

Hay otra versión de esta leyenda que cuenta que el árbol era un aliso y que lo cortó para que por un lado una burra comiera  y por otra, tallar una imagen de San Sebastián.

4.La confesión del lobo

Cuenta esta leyenda que un lobo decidió un día no comer ningún animal y confesó su hambre a un cura. Tras esto vio a una burra, a una yegua, a un carnero, y a un potrillo que le engañaron de diversas formas para que el lobo no se las comiera.

Cuando se topó con una lechona con sus crías, le dijo que le quitara una argolla del hocico, tras esto recibió un mordisco, un porrazo y el lobo cayó por la ladera. Tras esta odisea fue encontrado por un hombre que lo acabó matando por un hachazo en la cabeza. 

5.Froilán

Froilán fue uno de los fundadores del Monasterio de Moreruela junto con el obispo de Zamora San Atilano. A Froilán, obispo de León se le representa con un lobo.  Y cuenta la leyenda que tuvo la ayuda de un burro para coger piedras para la construcción de una ermita, pero un día un lobo atacó al animal y lo devoró. El santo consiguió amansar al lobo, le puso las alforjas del asno y fue siempre leal a él.

6. Leyenda de la Iglesia de Maria Magdalena

La Iglesia de María Magdalena es una de las iglesias emblemáticas del románico de la capital. Se encuentra en el casco antiguo de la ciudad, en la calle Rúa de los Francos y es uno de los monumentos más visitados de Zamora. Existe una leyenda popular en el que la Iglesia de María Magdalena de que si no ves al obispo labrado en su puerta meridional no te casas.

7. Portillo de La Lealtad

El Portillo de la Traición o de La Lealtad es una de las puertas de acceso del primer muro de la ciudad y fue por donde, según la tradición popular, entró en la ciudad Bellido Dolfos un noble que era perseguido por el Cid, después de haber asesinado al Rey Sancho II de Castilla El Fuerte, durante el Cerco de Zamora, liberando con ello al pueblo zamorano del sitio al que estuvo sometido durante siete meses, debido a  que los castellanos, ya sin rey, levantaron el cerco de la ciudad. Según el romancero zamorano.

8. Zamora no se ganó en una hora

Seguro que alguna vez has oído el dicho Zamora no se ganó en una hora. Este dicho tiene su origen en 1072, cuando los zamoranos defendieron heroicamente la ciudad. El sitio de Zamora tuvo una duración cercana a los siete meses siendo asesinado el rey Sancho por Vellido Dolfos, que después de convencer al rey de que iba a desertar del bando de Doña Urraca y que le mostraría una puerta de acceso a la ciudad lo asesinó.

9. Leyenda Lago de Sanabria

Son muchas las leyendas acerca del Lago de Sanabria. Una de ellas cuenta que el lugar que hoy está ocupado por el lago fue, hace mucho tiempo, un valle en cuyo lecho se asentaba el pueblo de Valverde de Lucerna. Una noche oscura y fría llegó un peregrino hambriento y cansado y comenzó a llamar a todas las puertas solicitando cobijo y un poco de pan. Los habitantes del pueblo por miedo poner en peligro sus bienes se negaron a darle cobijo y alimentos. Finalmente llegó a casa en las afueras habitada por una pobre familia de panaderos que le abrieron las puertas de su casa.

El peregrino les agradeció su gran gesto y les confesó que no era ningún mendigo, si no Jesucristo en persona, que había llegado hasta Valverde para probar la compasión de sus ricos habitantes. Decepcionado por el egoísmo decidió castigarles. Advirtió a los miembros de la familia que le acogió para que huyeran antes de que surgiera fondo de la tierra un terrible torbellino de agua y cómo engrosó milagrosamente el agua de los ríos, hasta convertir el valle en un lago que dejó hundido bajo sus aguas el pueblo entero de Valverde de Lucerna.

10. Zamora la bien cercada

A principios del siglo XI Fernando I comienza la Reconquista de la Península Ibérica, pasando a la historia por sus campañas de las que las crónicas aseguran que nunca fue derrotado. Entre las tierras reconquistadas se encontraba la ciudad de Zamora, la cual reconstruye y repuebla.

A su muerte reparte su reino entre sus cuatro hijos, dejando a su hija Urraca el feudo de Zamora, refiriéndose a la ciudad en su testamento como “la bien cercada”.

Comentarios