lunes. 27.06.2022
Oliver
Oliver

El peor ser vivo que existe es el ser humano. Oliver fue un chimpancé que recorrió las televisiones de Estados Unidos soportando malos tratos y abusos tras considerarle un híbrido de ser humano y simio. Gran error.

Simplemente, Oliver era diferente. Tenía el rosto más plano y caminaba bípedo. Nació en 1958 en la República del Congo y, al poco tiempo, fue enviado a Estados Unidos, a la casa de Frank Berger, quien tenía un centro de entrenamiento para simios.

Transportaba carretillas, fumaba, bebía alcohol y veía la televisión. Se le quiso humanizar tanto que se le destruyó. Tras descubrirse que nada tenía que ver genéticamente con los animales, se le abandonó.

Oliver terminó en las instalaciones de Buckshire Corporation, un laboratorio de experimentaciones que probaba medicamentos y productos cosméticos en animales.

Falleció en una jaula, a los 54 años, ciego y con artrosis después de convertirse en un animal de laboratorio durante años.

Oliver, el chimpancé que se convirtió en víctima del ser humano
Comentarios