sábado. 26.11.2022

UPA-COAG considera que las ayudas por los incendios son escasas y no cubren las pérdidas básicas

La Alianza defiende que no se contempla una de las cuestiones más importantes para los ganaderos, como es el lucro cesante, porque las pérdidas no se limitan a las bajas de animales a causa del incendio, sino a la pérdida de pastos y sistemas de manejo del ganado, caída de producción de miel, leche y crías, etc.

Al tiempo recuerda que tampoco se atiende las reiteradas exigencias de la Alianza UPA-COAG para compensar los daños causados por la fauna silvestre

Concentración Sierra de la Culebra (6)
Concentración Sierra de la Culebra (6)

La Alianza UPA-COAG rechaza la total insuficiencia y los criterios de distribución de un millón de euros en ayudas para explotaciones agrarias afectadas por los incendios del pasado verano aprobadas ayer en Consejo de Gobierno por la Junta de Castilla y León. Nuestra organización critica además que hayamos tenido conocimiento de esta distribución a través de los medios de comunicación, ya que no se nos ha dado participación en el diseño de la medida ni trasladado en ningún momento borrador o documento alguno al respecto.

Así, según podemos leer en la web de la Junta, se compensará la pérdida total o parcial de la producción agrícola de las explotaciones agrícolas y/o ganaderas y con la muerte de ganado o la pérdida de colmenas de las explotaciones ganaderas y apícolas. El importe de dicha compensación correspondiente a cada uno de los beneficiarios en el caso de daños en la producción agrícola, se han calculado con base en el tipo de cultivo, asignándose 110 euros por hectárea a los cultivos herbáceos, 200 euros por hectárea a los cultivos leñosos y 15 euros por hectárea a las superficies de pastos. En lo que se refiere a las subvenciones por la muerte de ganado bovino, ovino y caprino, y/o reproductores porcinos, los importes se han calculado en base a los animales afectados y a los baremos oficiales establecidos en el Real Decreto 389/2011, de 18 de marzo. Y en el caso de las colmenas destruidas, las ayudas se han calculado sobre las efectivamente afectadas, tomando como referencia un valor de 125 euros por colmena.

No se contempla en ningún caso una de las cuestiones más importantes para los afectados del sector ganadero, como es el lucro cesante, porque las pérdidas no se limitan a las bajas de animales a causa directa del incendio, sino a la pérdida de pastos, los costes añadidos del cambio en el manejo de la explotación, caída de producción de miel, leche y crías, etc. Y por supuesto tampoco se establece compensación alguna de los daños sufridos en bienes y equipamientos, tales como naves, almacenes, maquinaria, vallados, paja, forraje y otros almacenados en granja, etc.

Para la Alianza UPA-COAG resulta inadmisible el trato que se le da al sector primario en comparación con otros negocios implantados en estas zonas, los cuales han podido optar a una ayuda mínima de 5.000 euros. Si tomamos como ejemplo el caso de la apicultura, un apicultor al que se le hayan quemado 10 colmenas sólo cobrará por las colmenas perdidas, pero no por la caída de producción que está sufriendo como consecuencia de la destrucción de la floración y que afecta a todos los asentamientos de colmenas que se alimentaban en la zona quemada.

Los ganaderos tratan de salvar las cabezas de ganado del incendio en Sierra de la Culebra. Fotografía: GC
Los ganaderos tratan de salvar las cabezas de ganado del incendio en Sierra de la Culebra. Fotografía: GC

Tampoco atiende la Junta las reiteradas peticiones que la Alianza UPA-COAG viene exigiendo a la Consejería de Medio Ambiente por los daños causados por la fauna silvestre que, a consecuencia del fuego, se ha visto desplazada para alimentarse en otras zonas colindantes a las quemadas, ocasionando importantes daños en los cultivos.

Por otra parte, también se aprobó ayer un nuevo paquete de medidas para compensar las pérdidas derivadas de la guerra en Ucrania, en este caso dirigidas a las superficies regadas con aguas subterráneas que han visto disparados sus costes energéticos para el regadío. Sin embargo, la Consejería de Agricultura ha hecho caso omiso a las peticiones de la Alianza UPA-COAG de incluir entre los cultivos apoyados por la medida el maíz y la alfalfa. Y si bien ha atendido en parte nuestra petición de que se incluyera la avicultura de especies distintas de gallinas y pavos, con la inclusión de patos y ocas, sigue dejando fuera las codornices y perdices. Otro tipo de ganadería que debe incluirse en estos apoyos es la de selección y/o multiplicación de porcino, es decir, la orientada a la producción de hembras para reproducción.

Igualmente, la Alianza UPA-COAG pide a la Consejería que corrija los errores existentes en los listados de beneficiarios por la no inclusión de las personas físicas que en 2022 se han integrado en entidades con personalidad jurídica, así como en aquellas explotaciones de porcino en las que se aprueba la ayuda por las madres, pero no por los animales cebados en la propia explotación.

En definitiva, pese a los compromisos realizados “in situ” de que la Junta se implicaría al máximo para no dejar desatendidas las necesidades de ninguna explotación agraria o ganadera tras los gravísimos incendios y la brutal crisis derivada de la guerra, los hechos dejan bien a las claras el raquítico esfuerzo que está dispuesta a realizar.

UPA-COAG considera que las ayudas por los incendios son escasas y no cubren las...
Comentarios