martes. 21.05.2024
El diputado de Medio Ambiente con presidente de Mancomunidades
El diputado de Medio Ambiente con presidente de Mancomunidades

La Mancomunidad de la Guareña pasará de pagar 95.000 euros a 165.000, es decir, 70.000 euros más, en concepto de recogida de basuras. Las cuentas de las del Pan tampoco salen, de 50.000 a 98.000 euros, y la factura de la Mancomunidad del Órbigo-Eria, pasará de 40.000 a 70.000 euros. Son solo tres ejemplos del incremento de tasas que implica la nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados que entrará en vigor en enero de 2023 y que los presidentes de Mancomunidades de Zamora califican de "desproporcionada" y "desacertada" en un contexto de crisis global, con la inflación y los precios energéticos y de los alimentos por las nubes.

En una reunión con el diputado de Medio Ambiente, Javier Faúndez, los presidentes de las Mancomunidades conocieron los presupuestos que baraja la institución provincial para el Consorcio, marcados por las tasas de la nueva normativa del Gobierno Central. En base a estas cuentas, Zamora pagará en conjunto 1,7 millones de euros más por la recogida de basuras en sus municipios, una subida que, avisan, "pagarán los habitantes de los pueblos".

Faúndez desgranó lo que supone la nueva Ley de Residuos para las Mancomunidades: la tonelada por recogida de basura llevada al vertedero era de 33 euros (una de las más bajas de Castilla y León), ahora pasa a 58 euros, 25 euros más. De ese incremento, 16,40 euros es un impuesto que viene asociado a la nueva Ley de Residuos, que antes era de 7 euros y ahora se actualiza a 33 euros.

"Es algo desproporcionado", subraya el diputado, que agrega que la norma no tiene el objetivo de "Reciclar más, si no de recaudar más". "Es un abuso y un atropello", concluye Faúndez, no sin antes pedir al Gobierno del PSOE que "reflexione" antes del 1 de enero de 2023 porque, con esta medida se impulsa más la despoblación en el medio rural. La otra parte de la subida se corresponde a la revisión del contrato con el Consorcio debido a la subida "disparada" del IPC. 

Rafael Sánchez Riesco es el presidente de la Mancomunidad de La Guareña. Asegura que el incremento de tasas que supone la nueva ley es inasumible: 70.000 euros más, de 95.000 a 165.000 euros, en una Mancomunidad que suma 6.000 contribuyentes que deberán pagar 11 euros más por "barba". Antes esta situación, se ha convocado una reunión para este viernes con el fin de actualizar la contribución por cada vecino. "Tenemos un presupuesto equilibrado y no podemos asumir estos costes extras", señala, un aumento que, asegura, "tampoco va a repercutir en una mejora del servicio".

Para Luis Alberto Miguel, presidente de la Mancomunidad Tierra del Pan, las cuentas no cuadran. La factura se incrementa de 50.000 a 98.000 euros y no es "el mejor momento" porque los costes de la recogida de basura ya iban a aumentar por la "subida del combustible y de los salarios". La "megatasa", como la denomina el también alcalde de Muelas del Pan, no va a contribuir a asentar población en zonas desfavorecidas, donde el sector primario está resistiendo a duras penas.

Como presidenta de la Mancomunidad Órbigo-Eria, María José Fuente, califica de "despropósito" subir las tasas en esa proporción. "Hemos salido de una mala situación y este incremento supone para nosotros un golpe de 30.000 euros más", recalca. "Esta subida la va a pagar el contribuyente sin que vea una mejora del servicio", advierte Fuente, que como el diputado de Medio Ambiente pide al Gobierno que "reflexione".

Estas son las estimaciones de subida:

Las mancomunidades en "pie de guerra": No pueden asumir el incremento de tasas que...