miércoles. 17.04.2024
Matilla La Seca. Fotografía: Diputación de Zamora
Matilla La Seca. Fotografía: Diputación de Zamora

El rastro de la despoblación se continúa notando en el padrón continuo. La revisión de los padrones municipales referida al 1 de enero de 2023 publicada por el Boletín Oficial del Estado (BOE) en base a los datos del padrón del Instituto Nacional de Estadística (INE) reflejan un descenso del 0,51% en el padrón del conjunto de la provincia que desciende de los 167.000 habitantes hasta los 166.366, lo que se traduce en 849 censados menos. Otro tanto sucede en Zamora capital donde el descenso de la cota de los 60.000 constatado en 2022 aún duele y se le suma un nuevo descenso demográfico, esta vez de 216 hasta situarse en los 59.259. 

Son, sin embargo, los municipios con menos población los que más sufren cada una de las bajas en un censo que, en estos puntos, está especialmente ligado al envejecimiento y la mortalidad. La última actualización de datos constata que en la provincia de Zamora hay 32 municipios con menos de un centenar de habitantes a los que se suman otros dos muy próximos -como son San Esteban del Molar con 100 y Malva con 108-. De ellos, una quincena, el 46%, ha sufrido a lo largo del 2022 la pérdida de al menos un habitante. 

Matilla la Seca continúa siendo el municipio más despoblado de la provincia con tan sólo 35 habitantes, uno menos que en el año pasado. Junto a él, otros cinco puntos registran menos de medio centenar de habitantes como son Pobladura de Valderaduey (con 37 habitantes) que no registra cambios en el padrón al igual que Fuentesecas (48 censados). 

Una tendencia que no sigue en cambio Molezuelas de la Carballeda que desciende a la cota por debajo de los 50 habitantes hasta los 47 tras perder a cuatro censados en el 2022, al contrario que Quintanilla del Olmo que suma un nuevo habitante hasta los 45 registrados hace casi un año. Le siguen San Martín de Valderaduey (48 habitantes, nueve menos que en 2022) y Villar de Favalles (48 habitantes tras un descenso de dos censados). 

El resto de municipios que pierden población son Cotanes del Monte, siendo uno de los que más pierde al registrar 15 censados menos hasta los 82 a fecha 1 de enero de 2023, al igual que Pías que baja de los pueblos con más de un centenar de habitantes al pasar de los 109 de 2022 a los 99 de inicios de año. 

En el listado también se cuelan Fuente Encalada con 93 (su censo pierde nueve habitantes) y Villárdiga que se deja seis censados hasta los 68 habitantes. También descienden Abezames que se queda con 64 censados (uno menos con respecto a hace un año), Bustillo del Oro con 84 (baja dos), Cuelgamures con 79 (baja dos), Salce (86 habitantes tras un descenso de tres censados), Santa María de Valverde que se queda con 52 habitantes (seis menos que hace un año), Valdefinjas con 58 (tres menos), Vegalatrave con 77 (cuatro censados menos), Villárdiga con 67 y seis censados menos y Villaveza del Agua con 68 y dos censados menos. 

El listado de poblaciones zamoranas con menos de un centenar de habitantes se completa así: Argañín 74 (0); Casaseca de Campeán 97 (+1); Cazurra 71 (+1); Gamones 96 (+2); Justel 81 (+12); Losacio 96 (+10); Pías 99 (-10); Prado 53 (+6); Quintanilla del Olmo 45 (+1); Vallesa de la Gaureña 72 (+3); Vega de Villalobos 89  (+4); Vidayanes 82 (0); Villageriz 64 (+19); Villalonso 72 (+2); Villanueva de las Peras 86 (0) y Villar de Favalles 48 (+2).

El 46% de los municipios zamoranos con menos de un centenar de habitantes perdió...