lunes 25/10/21

Federación Autismo CyL reclama una atención temprana especializada e igualitaria

Un estudio de Autismo España pone de manifiesto la gran disparidad normativa entre las distintas comunidades autónomas en materia de atención temprana

Se estima que, en algunas comunidades, hay más de 1.400 familias en lista de espera de los servicios de atención temprana

Foto archivo autismo
Foto archivo autismo

Nacer en una u otra comunidad española condiciona la calidad, intensidad y precocidad de los servicios de atención temprana a los que puede acceder un/a menor diagnosticado/a de Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) o en riesgo de presentarlo. Así se desprende del Análisis normativo: la atención temprana que reciben los niños y niñas con trastorno del espectro del autismo en España, que acaba de presentar la Confederación Autismo España, coincidiendo con el Día Nacional de la Atención Temprana.

El informe analiza y compara la normativa existente en las diferentes comunidades autónomas españolas, que son las que ostentan las competencias en materia de atención temprana, ya que el ordenamiento jurídico español carece de normativa estatal que la regule.

Se conoce como “atención temprana” al conjunto de intervenciones dirigidas a la población infantil de 0 a 6 años diagnosticada de TEA (o en riesgo de presentarlo), a su familia y a su entorno, para dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades que presenten en las primeras etapas del desarrollo evolutivo.

Como insiste Miguel Ángel de Casas, presidente de Autismo España y presidente de Federación Autismo Castilla y León, “el acceso a una atención temprana especializada resulta esencial para favorecer el desarrollo y la calidad de vida de los niños y niñas con TEA, al tiempo que favorece el bienestar emocional de las familias”. En la misma línea, Ruth Vidriales, directora técnica de la Confederación, señala que “los pronósticos de los niños y niñas con autismo son siempre más favorables cuanto más precozmente sean estimulados”.

Así, la investigación apunta a que los niños/as que son completamente no verbales y que comienzan la intervención en los primeros años preescolares, tienen muchas más probabilidades de volverse verbales a aquellos que comienzan la intervención después de los 5 años . Además, insiste Vidriales, la atención temprana contribuye a la “prevención de la aparición de otras condiciones de salud mental o sintomatología añadida al TEA” en el largo plazo (por ejemplo, alteraciones de conducta, trastornos depresivos, problemas de ansiedad, etc.).

En este sentido, el análisis de Autismo España pone de manifiesto la gran disparidad normativa existente sobre atención temprana entre las comunidades autónomas, lo que conlleva importantes implicaciones para la igualdad de oportunidades de los y las menores en el espectro del autismo, existiendo importantes diferencias en relación a aspectos como:

  • la regulación de los sistemas de atención temprana
  • la edad de acceso y finalización de estos servicios
  • la definición de los servicios, profesionales, frecuencia y metodología de la atención

Además, el estudio señala que no existen planes de transición o continuidad definidos para aquellos niños y niñas que dejan de tener derecho a los servicios de atención temprana por alcanzar cierta edad o por un cambio en su estatus de escolarización.

Diversos estudios apuntan a que la edad media de diagnóstico de TEA en Europa se sitúa entre los 2,5 y los 4 años, mientras que la de comienzo de intervención temprana está en los 3,5 años . En España, se estima que, en algunas comunidades autónomas, hay más de 1.400 familias en la lista de espera de los servicios de atención temprana.

La atención temprana, una prioridad para Federación Autismo Castilla y León

En Castilla y León, para dar respuesta a las necesidades de las personas con TEA en el área de la atención temprana, así como para abordar de manera integral y específica el resto de sus necesidades, se está implementando el primer Plan de Acción para personas con TEA en Castilla y León.

Este plan, fue aprobado hace dos años, el 2 de abril de 2019, por la consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, Educación, Empleo y Sanidad de la Junta de Castilla y León, contemplando 12 líneas de actuación con alrededor de 100 medidas orientadas a avanzar en la mejora de la calidad de vida y en el disfrute efectivo de los derechos de las personas con TEA y sus familias.

La atención temprana es una de las líneas estratégicas específicas en las que se centra el plan, en el que se proponen medidas encaminadas a favorecer el acceso a la atención temprana personalizada hasta los seis años; promover programas individualizados y flexibles desarrollados por equipos interdisciplinares especializados; facilitar una red variada y suficiente de recursos de apoyo; e impulsar la coordinación de los tres sistemas implicados (Servicios Sociales, Educación y Sanidad).

Las personas con TEA suponen uno de los colectivos con mayores necesidades de apoyo en esta etapa de temprana del desarrollo. Una atención precoz, especializada y basada en la evidencia permitirá alcanzar a la persona con TEA un mejor nivel de autonomía, desarrollo personal, integración social y calidad de vida, así como generar un ahorro de costes en su atención a corto y largo plazo.

Comentarios