domingo. 25.02.2024
Alquiler
Alquiler

El 1 de agosto, desde Ahora Decide denunciaban el retraso enorme de la Junta de Castilla y León en resolver las ayudas al alquiler de viviendas de 2022 y afirmaban que la gestión de la Dirección General de Vivienda de la Junta de Castilla y León estaba colapsada y era de una lentitud pasmosa.

Denunciaban la mentira del Consejero anunciando que “no está escrito cuando hay que resolver las ayudas para el alquiler” cuando en la propia convocatoria se fijaba un plazo de resolución de 6 meses que finalizaba el 4 de julio y concretaba que si no se recibía comunicación en ese plazo se entendería desestimada.

Y anunciaban que muy posiblemente ante el colapso de esa administración las ayudas no se resolverían antes de publicar la convocatoria del año 2023, convocatoria que se publicó en el Bocyl del 23 de octubre.

Al enorme retraso en resolver la convocatoria de ayudas al alquiler de vivienda de la Junta de Castilla y León 2022 (se resuelve el 31 de octubre), incumpliendo sus propias normas, se une la imperfección de una convocatoria que deja a cientos de perceptores del IMV sin esta ayuda.

Los perceptores del Ingreso Mínimo Vital quedan fuera de los beneficiarios de las ayudas de alquiler de la Junta de Castilla y León 2022.

La convocatoria del año 2022 que debería haber sido resuelta en julio, por fin se resuelve el 31 de octubre dejando sin ayuda a personas que lo necesitan.

En la convocatoria de este año pasado aparecía como novedad tener un mínimo de ingresos el 0,5 % del IPREM, que supone unos 3.900 euros /año.

Esta novedad no debería suponer ningún problema para los perceptores del IMV que están por encima de ese mínimo y están obligados por Ley a hacer la declaración de la renta cada año.

En la convocatoria ponía de forma nítida (documentación a presentar, aptdo 8, y solicitud, aptdo 9, letra n) que los solicitantes que no hubieran hecho la declaración de la renta tenían que entregar justificantes de las ayudas que se percibían, por ejemplo desempleo, viudedad, incapacidad, ayudas de servicios sociales, etc… por tanto los perceptores del IMV no tenían que entregar nada porque están obligados a hacer la declaración de la renta.

Las listas de beneficiarios salen con 4 meses de retraso y los perceptores del IMV se encuentran con la ayuda denegada porque la administración regional no ha cruzado datos con Hacienda ni ha tenido en cuenta que esto podría suceder.

En la documentación a presentar los solicitantes tienen que poner una cruz en el apartado que permite a la administración convocante a cruzar datos con otras administraciones para comprobar su situación económica y social.

Los ciudadanos que están en esa situación se ponen en contacto con la administración regional y les animan a presentar un recurso de reposición que tardará un año en resolverse y les anuncian que va a venir denegado porque tienen obligación de haber entregado un justificante de ingresos a pesar de que en la convocatoria y en la propia solicitud concretan que: ”en el caso de no haber presentado la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, deben presentar una declaración responsable de los ingresos obtenidos durante el periodo impositivo de 2021”.

Desde AHORA DECIDE piden a la Junta de Castilla y León que revise los cientos de familias que pueden estar afectadas por esta situación (según datos del INE hasta finales de octubre el Ingreso Mínimo Vital había llegado a 31.340 hogares en Castilla y León, beneficiando a un total de 90.680 personas) para proceder a concederles la ayuda de alquiler cumpliendo la promesa del Consejero de llegar a todos los solicitantes que cumplan los requisitos y subsanen ese error para las próximas convocatorias.

Ahora Decide denuncia la exclusión de cientos de castellanos y leoneses en la ayuda del...