martes. 31.01.2023

El 112 sin sirena, el GRIPDE

Zamora cuenta con varios profesionales en la capital aunque también tienen apoyo de otras provincias en caso de necesidad, el GRIPDE actúa en Zamora con 4 profesionales 
emergencias psicólogos 112 GRIPDE
emergencias psicólogos 112 GRIPDE

La vida cambia en un minuto, salir del pueblo con lo puesto, mayores de más de 65 años...todo un problema para padres, hijos, abuelos, vecinos y familias que muchas veces buscan a los suyos entre todo el caos que supone un desalojo. 
La organización por comarcas, pueblos o provincias es más que necesaria, la información crucial y poder agrupar a vecinos y familiares, lo más importante para que, al menos, en la cercanía,  con los suyos, se sientan más arropados.

Cómo tratar un problema como el de la Culebra, Losacio, Tábara y cada pueblo calcinado, cómo intervenir en una situación tan especial como la vivida por los cientos de personas que han perdido parte de sus vidas, o incluso a familiares, en un incendio o en una catástrofe, es el objetivo del GRIPDE, un grupo de psicólogos profesionales de Castilla y León que en silencio, sin la sirena de su 112 hacen el trabajo que muchas veces recupera a las personas en desgracias como la que tenemos en este caso en Zamora y provincia a cuenta de los incendios que asolan y destrozan vidas, campos de cultivo, casas, ganado y con ello, mentes.

El cometido del grupo de psicólogos del GRIPDE , lleva desde controlar las medicaciones y derivar por tanto a los servicios médicos del 112, para cuidar de la integridad física que quizá es lo primero, y a partir de ahí la intervención psicológica que es esencial, en estos casos. 
La emoción de la pérdida, de la angustia por lo que se ha dejado en el pueblo o en la ciudad, todo un "mare magnum" de emociones que en muchos casos llevan al llanto y a la desesperación, pues bien, los psicólogos de esta unidad recomiendan dar rienda suelta a las emociones dejar llorar,  soltar , expresar y reconocer emociones, como forma de desahogo ya que no es malo y la parte emocional es necesaria dejarla salir, para evitar futuros trastornos.

Todo ello conlleva un protocolo, en el que LA VENTILACIÓN, juega un papel primordial. 

En cualquier situación de las que se han vivido y viven en este largo verano de desgracias, llegar a un pabellón municipal o a IFEZA donde el ambiente es frío ( aunque haga calor) y tenso por la incertidumbre del momento, es importante la acogida, mantener las necesidades básicas e intentar que la cabeza, que sigue en el pueblo,  vaya asumiendo y gestionando el momento que se está pasando.

La gente tiene que manifestar sus emociones, conversación y escucha activa, propiciar el relato cronológico integrado, este es el momento llamado de VENTILACIÓN. 
Como explica Vicente Martín, vicedecano del Colegio de Psicología de Castilla y León y uno de los coordinadores del Grupo de psicólogos de intervención en desastres y emergencias, las emociones son respuestas fisiológicas. La emoción se ventila con el llanto, la expresión de la rabia, la manifestación de indefensión, que todo esto pase de la amígdala a la corteza cerebral es necesario. Para eso están ellos, los psicólogos del GRIPDE, a partir de ahí una vez pasado esto, la gente se siente un poco mejor.

Allí en IFEZA, se han encontrado numerosos efectivos de profesionales: sanitarios, Protección Civil, cuerpos de seguridad, voluntarios..
Ayer noche, como en el anterior episodio con la llegada de cerca de 800 personas desplazadas de 34 localidades, la labor era importante y complicada, la incertidumbre mucha y la necesidad de "ventilar" toda.

En Zamora se siguió un protocolo de intervención psicológica. 
El Grupo de Intervención Psicológica en Desastres y Emergencias de Castilla y León, también conocido como GRIPDE, con un total de 47 profesionales activos en toda la región, realizan una tarea encomiable desde que los vecinos de estos pueblos, entran en el Pabellón IFEZA y en muchos casos permanecen allí hasta que salen. En el caso de Zamora, como en otras provincias, han estado día y noche acompañando y apoyando a los habitantes y al personal que requería su ayuda.

Los psicólogos del GRIPDE están especializados, en actuaciones de crisis importantes, suicidios, accidentes y/o situaciones extremas como las que se han dado estos días y se dan. Ellos son especialistas en conductas y emociones, sobre todo cuando hay una experiencia traumática en la que,  como en este caso, el desenlace queda en suspenso hasta llegar al lugar de origen de nuevo, generalmente suele aparecer un sentimiento de culpa por lo que se ha hecho o no.

Gente que tuvo momentos de inseguridad al sacarles de sus casas aunque fueron aconsejados por la Guardia Civil, llenos de miedo, ya que no sabían si iban a volver o cómo se encontrarían las cosas a la vuelta, y en otros casos tuvieron hasta que dejar a sus animales y salir rápido y a otros, a los que incluso tuvieron que gestionar a través del Sacyl, su medicación diaria.

El GRIPDE, en todo momento ayuda a los desplazados, en este caso a que reconozcan sus emociones, que las sitúen y a intentar hacerlas menos agresivas. También actúa con el personal interviniente en cada caso: cuerpos de seguridad, bomberos, sanitarios…ayudando a gestionar y canalizar el estrés mediante técnicas como el defusing y el debriefing. 

¿Cómo funciona el Grupo de Intervención Psicológica en Desastres y Emergencias de Castilla y León?

El equipo está formado por cerca de una cincuentena de psicólogos  activos repartidos en toda la comunidad autónoma por provincias, disponibles todo el año ,las 24 horas al día. Los coordinadores de las unidades se sitúan en dos, Segovia y León.

El 112 tiene el teléfono de ambos profesionales, y cuando ocurre algún suceso de importancia, donde tengan que intervenir, les llaman para comenzar con el operativo en la provincia que haya tenido el problema, les asisten en cuanto a los datos proporcionados por la sala de intervenciones, para que acudan y se activan personas y protocolos, cada actuación tiene un protocolo diferente.

Comienzan con la toma de contacto y escucha activa y en lo que están en el discurso con las personas, localizan depresiones, estados de ansiedad, culpabilidad, problemas de autoestima y un largo etcétera que ayuda a evaluar la situación dentro de un caos interior importante, un trauma psicológico que intentan siempre paliar en medida de lo posible

El 112 sin sirena, el GRIPDE
Comentarios