viernes 21/1/22

¿Cuántas veces nos ha pasado que lo que más feliz nos hace es un pequeño detalle no material? ¿O que algo que... aun siéndolo, nos proporciona unas emociones y recuerdos maravillosos que ninguna otra cosa de extremado y calculado valor nos puede proporcionar?

Párate a pensar, que seguramente te venga a la cabeza algún ejemplo. Y es que, en el día a día estoy convencida de que, lo que más cuentan son los pequeños gestos y detalles.

Algunos tal vez piensen que me he convertido en una lunática que quiere de la noche a la mañana prescindir de todo lo material. Tampoco es eso, pero...

¿Qué hay de esos pequeños regalos que nos hacen tanta ilusión y que cuando nos paramos a reflexionar, sentimos que nos hacen grandiosamente felices?

Pues en mi opinión creo, que con la vida cotidiana, y con ello las relaciones entre personas, pasa lo mismo. Las personas no nos demandan grandes cosas o gestos... pero un "buenos días" amable a tiempo, o un "espera, te acompaño" lo cambian todo, y lo cambian mucho. Es decir, que lo que a nosotros nos parece insignificante, y que tendrá un escaso o nulo efecto, puede llegar a ocasionar situaciones diametralmente opuestas.

Porque las pequeñas cosas y detalles o gestos, aunque sean pequeños, poco a poco pueden conseguir que una relación sea mejor, que una persona nos perciba de una manera mucho más positiva y posteriormente interactúe mucho más y mejor con nosotros...

Es posible, que muchos al leer esto os sintáis interesados en probar: pues creedme, merece la pena: Cuando las personas ven que tú haces pequeños gestos, aunque a menudo no los perciban como tal, algo en su interior les impulsa a actuar igual para con nosotros.

Se trata de una especie de "toma y daca" del que no somos plenamente conscientes pero que funciona...

Con ello concluyo en que a veces pensamos de nosotros mismos que necesitamos y que a la vez exigimos grandes cosas para ser felices y llevarnos bien con las personas... pero no tiene por qué ser así. De hecho si probamos, veremos fácilmente que, no es así.

La felicidad y los pequeños detalles
Comentarios