martes. 28.05.2024
Una cigüeña posada sobre el Convento de San Francisco. Fotografía: Ayuntamiento de Fermoselle
Una cigüeña posada sobre el Convento de San Francisco. Fotografía: Ayuntamiento de Fermoselle

Ni una ni dos sino hasta seis ejemplares de cigüeñas que rompen con una leyenda y vuelven a traer la ilusión al municipio fronterizo de Fermoselle. La villa medieval ha vivido una semana especial celebrando la llegada de nuevos visitantes con alas dispuestos a romper con una tradición que apenas permite divisar estas aves Ciconiiformes por su entorno urbano. 

Sobrevolando el Convento de San Francisco y posándose sobre su campanario, la visita promete a expensas de comprobar si finalmente alguno de estos seis ejemplares apostará por la villa para anidar y aumentar el censo de una fauna más que rica ene l entorno de los Arribes del Duero. 

Explican desde el consistorio que "en todo Sayago se pueden ver los nidos de las cigüeñas en las espadañas de sus humildes iglesias, pero no es así en Fermoselle". 

Según relata la leyenda, "hace muchísimos años, una cigüeña robó del calvario (en frente del cementerio) la Sábana Santa, que estaba colgada de su cruz central, como es tradición que haga el sacerdote cada Viernes Santo tras la procesión del Santo Entierro". Es por ello que el Arcipreste de la villa ordenó su excomunión "y desde entonces no se volvió a ver ni una sola cigüeña" sobrevolando el municipio. 

Fin a la "excomunión" de las cigüeñas en Fermoselle