martes. 16.04.2024

Zamora asegura la plena ocupación a 15 días del inicio de Semana Santa, pero con un descenso en la estancia media

Las ocupaciones que varían entre el 88 y el 100% de plazas cubiertas el Jueves y Viernes Santo, si bien las reservas no suelen exceder de los dos días y medio

Las casas rurales también confirman una alta demanda, especialmente en las zonas del alfoz de Zamora y Toro, pero también por parte de quienes desean descansar al margen de la vorágine de la Pasión

Hotel NH Palacio del Duero. Fotografía: TripAdvisor
Hotel NH Palacio del Duero. Fotografía: TripAdvisor

Con la llegada de la Semana Santa en el segundo año del regreso de las procesiones y las celebraciones afines de la Pasión a la calle, los hoteles comienzan a hacer su particular "agosto". Es además el primer año ya de plena normalidad, sin la obligatoriedad de las mascarillas que el año pasado coparon las fotos de los hermanos de filas y cofrades, una imagen que en este 2023 pasará a la historia. 

Como también pasan a la historia las exiguas cifras de ocupación de años anteriores con un 2020 en la que los hoteles permanecieron cerrados durante los "días grandes" que coincidieron con el inicio de un largo confinamiento que se prolongó más de tres meses. Atrás quedó a su vez un 2021 en el que las restricciones y las recomendaciones sanitarios obligaron a suspender la Semana Santa zamorana, condenando a la ciudad a sumar más de mil días sin el olor a incienso recorriendo sus calles entre caperuces, Misereres, damas custodiando a la Soledad y la Esperanza y claveles para celebrar la Resurrección. 

Tras tres años de interrupciones que han lastrado al sector de hostelero, la ocupación regresa a años previos a la pandemia. Así lo confirman los principales alojamientos de la capital zamorana con ocupaciones que varían entre el 88 y el 100% de plazas cubiertas el Jueves y Viernes Santo. Es la previsión en hoteles como el AC, el NH, el Dos Infantas o el Rey Don Sancho a falta aún de 15 días para el arranque oficial cuando el Nazareno de San Frontis cruce el Duero en su recorrido hacia la Catedral. 

En todo caso, los gerentes de los principales hoteles apuntan a un cambio de tendencia que hace que los turistas apuesten cada vez por estancias más cortas: "Hace cinco años eran más prolongadas, si bien a día de hoy se sitúan en torno a los dos días y medio". Una reducción en la que confluyen varios factores pero en la que también está teniendo un peso decisivo para las familias el aumento del coste de vida. 

La demanda de plazas hoteleras se disparan en los días centrales, si bien desde el Lunes Santo la estancia media roza el 70% con la previsión de elevar esas cifras en los días restantes y atendiendo a las reservas de última hora. Lo mismo sucede en las casas rurales, muchas de ellas ya sin fechas disponibles, como el caso del de Granja de Moreruela o la comarca de Sanabria. Los alojamientos situados en el alfoz de Zamora y Toro son las opciones preferidas, si bien quienes desean descansar al margen de la vorágine de la Pasión también apuestan por puntos más alejados y dispersos de la provincia. 

Desde AZTUR confirman las buenas previsiones de los alojamientos rurales -aunque con diferencias notables según las zonas- por parte de quienes desean disfrutar de estos días en un ambiente de un mayor contacto con la naturaleza ajenos al bullicio de las grandes ciudades en estos días, pero con la posibilidad de poder acercarse a vivir la Pasión. Unos alojamientos que tampoco escapan a los recortes en el gasto: "Sólo hay reservas como mucho del Miércoles Santo al Domingo"

Zamora asegura la plena ocupación a 15 días del inicio de Semana Santa, pero con un...