viernes 21/1/22

Upa reclama universidad en la sanidad pública y aparcar los "experimentos" de las videollamadas para las urgencias en el medio rural

UPA denuncia que la última decisión de la Junta de Castilla y León supone dar un paso más en las enormes carencias del servicio público médico en los municipios rurales de Castilla y León y reducir prestaciones que ponen en riesgo el Estado del Bienestar

upa zamora
upa zamora

UPA se muestra radicalmente en contra de la decisión de la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León de poner en marcha salas equipadas con servicios de videoconferencia para que los especialistas puedan asistir de forma remota a pacientes que se encuentran en urgencias de los centros de salud de la provincia.

La organización denuncia que es una vuelta más de tuerca del Gobierno regional para ir desmantelando la sanidad pública que conocemos hasta la fecha y que afectará con especial incidencia a los pueblos de nuestra comunidad autónoma.

El objetivo del Gobierno regional es aprovechar las circunstancias vividas en este último año y medio con la COVID 19 para cargarse el sistema hasta ahora conocido y acabar poco a poco con la atención presencial y que vaya calando entre la población la necesidad de una mala entendida nueva era digital con manoseados argumentos de evitar la aglomeración de pacientes en zonas comunes de las capitales y no exponer al contagio a los pacientes más vulnerables.

La situación es más preocupante aún teniendo en cuenta que el objetivo ahora es atender las urgencias a distancia y de forma remota a pacientes de los pueblos, lo que resulta un auténtico despropósito, pasando por encima de un principio básico en la medicina y en los propios profesionales de la medicina como es la absoluta necesidad de la presencia del paciente.

UPA denuncia que la Administración regional esté aprovechando la COVID-19 para cambiar todo a costa de una prestación más precaria y deficiente de un servicio público como es el médico, a pesar de la apuesta incansable que se hace por parte de los profesionales que ejercen en el medio rural por ofrecer a sus pacientes el mejor trato y tratamiento en beneficio de su salud.

Ante este paso nuevo paso dado por la Junta, nuestra organización va a mostrarse especialmente reivindicativa en cuantas plataformas en defensa de la sanidad pública estén constituidas y emprendan acciones contra estas actuaciones que desprotegen los derechos de los ciudadanos del medio rural.

A la insólita propuesta de las últimas horas de que los pacientes de urgencias en el medio rural sean atendidos por videollamada se suma toda una lista de `precariedades´ en la medicina de los pueblos como son los menos profesionales de la sanidad y condiciones más precarias de los mismos, unido a insuficientes visitas en determinados municipios o pérdida de calidad en la atención primaria, además de largas listas de espera de consulta a especialistas de hasta diez meses, en algunos casos, o saturación de enfermos en instalaciones que se han quedado vetustas.

La desprotección que sufren los ciudadanos en unos servicios que deberían ser modélicos, y como tal se han considerado durante mucho tiempo, es cada vez más preocupante, y todo por los insuficientes recursos presupuestarios con los que se dota desde la Administración regional, y que desde luego no responden a las necesidades actuales, con población cada vez más envejecida en nuestros pueblos.

UPA continuará siendo especialmente reivindicativa a la hora de exigir servicios públicos acordes a los tiempos actuales, y por eso nos sumaremos a las reivindicaciones exigiendo a la Administración competente, en este caso la Junta de Castilla y León, a desarrollar políticas públicas de calidad, poniendo fin a los recortes aplicados al sistema sanitario público, no solo en recursos y dotaciones, sino también en derechos básicos como la universalidad de estos servicios.


 

Upa reclama universidad en la sanidad pública y aparcar los "experimentos" de las...
Comentarios