viernes. 02.12.2022

La limitación de velocidad ya es una realidad en las vías urbanas de la capital

El Ayuntamiento ya ha cambiado la señalización de todas aquellas calles que pasan a un máximo de 20 km/h y desde hoy están llevando a cabo la señalización de las calles afectadas por la reducción de 50 a 30 km/h 
Presentación de la reforma legal de limitación de velocidad a 30 km/h en vías urbanas
Presentación de la reforma legal de limitación de velocidad a 30 km/h en vías urbanas

La Subdelegación del Gobierno en Zamora han presentado hoy junto al Ayuntamiento de la capital la reforma normativa de reducción de velocidad a 30 km/h en aquellas vías urbanas de sentido único para contribuir a una mayor protección a los peatones -especialmente a los más vulnerables como niños y mayores-, asegurando la fluidez de los desplazamientos realizados en las grandes avenidas de la ciudad y una mejora de la calidad del aire de las ciudades.

Los servicios municipales ya han procedido a cambiar la señalización en todas aquellas vías de la capital que presentan plataforma única con una velocidad máxima de 20 km/h, como es el caso de la práctica totalidad del casco antiguo de la ciudad o de otras vías como la calle Villalpando y desde hoy están llevando a cabo la señalización de las calles afectadas por la reducción de 50 a 30 km/h. 

La modificación responde a la modificación del Reglamento General de Circulación mediante el Real Decreto 970/2020, de 10 de noviembre coincide con el nuevo modelo de movilidad urbana en el que se encuentra trabajando el Ayuntamiento, tal y como ha precisado la concejala delegada de Protección al Ciudadano del Ayuntamiento de Zamora, Concha Rosales.

El subdelegado del Gobierno en Zamora, Ángel Blanco, ha precisado que el objetivo de esta normativa es contribuir a la construcción de ciudades más "seguras, activas y sanas" y ha justificado la elección de la reducción de 50 a 30 km/h por cuestiones de seguridad.

La conducción a esa velocidad, ha recordado Blanco, reduce el riesgo de muerte por atropello en cinco veces menor hasta el 10%. A ello se suma la mayor vulnerabilidad de motoristas, ciclistas y peatones, que suponen el 80% de los fallecidos en 2019 (el 71% eran mayores de 70 años), lo que "da una idea de que estamos en unas ciudades que no son amables para estos usuarios". La reducción de la velocidad garantiza además una mayor distancia de frenado y las experiencias ya existentes en "Ciudades 30" (como el caso de Madrid, Barcelona y Bilbao). 

El jefe provincial de Tráfico, Eduardo Polo, ha destacado que este cambio se justifica en el incremento en un 6% de la siniestralidad urbana frente a la reducción en vías interurbanas por atropello -según se desprende de un estudio de datos consolidados realizados por la Dirección General de Tráfico- unido a las peticiones formuladas desde la Conferencia Mundial de Estocolmo en 2020 así como la Federación Española de Municipios (FEMPS) y aquellas ciudades que ya habían impulsado este "paraguas" normativo. 

Polo ha destacado que esta medida supone un paso adelante para cambiar el paradigma de ciudad, modernizándolas hacia la prioridad del peatón: "Queremos una ciudad para los ciudadanos". 

La limitación de velocidad ya es una realidad en las vías urbanas de la capital
Comentarios