jueves 21/10/21

IU denuncia la vulnerabilidad de los pacientes con cáncer

Izquierda Unida expone las quejas de la ciudadanía y denuncia que el cáncer sigue siendo "el gran olvidado de esta pandemia"

Foto de archivo oncología
Foto de archivo oncología

Izquierda Unida denuncia la situación de olvido a la que están siendo sometidos los pacientes de cáncer, así como los afectados por otras patologías, y a los que consideran que son los "grandes olvidados de esta pandemia". Así lo pone de manifiesto tras recoger la quejas de la ciudadanía en esta época de Covid-19 que ya se alarga 17 meses. 

"Seguimos considerando que durante  el último año y medio  parece que únicamente ha existido el Covid-19 y la triste constatación  es que el resto de enfermedades y afecciones es como que hubieran desaparecido…o casi". En este sentido, IU recuerda que "NO TODO ES COVID, ni sólo hay COVID" y que el resto de enfermedades y patologías continúan, en un momento en el que la crisis sanitaria está desplazando a estos enfermos, cuyas listas de espera -tanto para acceder a los especialistas como en quirófanos- no hacen sino aumentar. 

En un mensaje que IU lleva lanzado desde el pasado mes de noviembre, IU asegura que es más urgente que nunca "dotar de más personal sanitario para hacer frente a las necesidades sanitarias reales que demanda la población, más allá del coronavirus. Porque no actuar, no tomar esa  decisión administrativa y política está costando vidas", advierte al tiempo que recuerda la cantidad de nuevos casos de cáncer que están quedando sin diagnosticas o que se hacen de manera ya tardía. 

En este sentido, recuerdan que "el diagnóstico precoz del cáncer es esencial para salvar vidas, más que cualquier otro tratamiento", ya que ayuda a garantizar una mayor calidad de vida a posteriori, incluso puede llegar a incrementar significativamente la tasa de supervivencia. Por eso, desde IU exigen a las autoridades sanitarias la implantación de las medidas necesarias para paliar el retraso en los diagnósticos oncológicos.

En España el cáncer es en la actualidad uno de los problemas de salud más relevantes en términos de salud pública. Según las últimas estimaciones de la Red Española de Registros de Cáncer (REDECAN) el número de casos nuevos de cáncer diagnosticados en en el año 2020 alcanzará los 277.394 casos.

En este sentido, la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) ha alertado del "limbo" en el que la pandemia de COVID-19 ha dejado al diagnóstico de nuevos casos de cáncer a raíz de los retrasos en la actividad de detección, un problema que repercutirá en las cifras de 2021 y que preocupa a los expertos, quienes piden destinar más recursos para evitar que numerosas personas pierdan la oportunidad de ser tratados a tiempo.

Así, la SEOM calcula que, durante la primera ola de COVID-19, hubo un retraso del 21 % en el diagnóstico y los especialistas señalan que "hay datos y observaciones personales que apuntan a que esa tendencia se sigue manteniendo".

Por ello, consideran que es fundamental garantizar la continuidad de la asistencia, diagnóstico, y tratamiento de las enfermedades graves no-COVID, como es el cáncer, para evitar un exceso de mortalidad por estas enfermedades, y evitar que esta deriva, a tenor de la incidencia anual,  se termine traduciendo en casi 30.000 personas menos diagnosticadas este año.

La mayoría de las personas diagnosticadas de cáncer son personas de edad avanzada (mayores de 65 años) y con una o varias comorbilidades, lo que aumenta el riesgo de sufrir complicaciones debido a la COVID-19. Además, el cáncer y los tratamientos relacionados con él, con frecuencia causan la inhibición de uno o más componentes del sistema inmunitario y, por tanto, se cree que los pacientes con cáncer serán más susceptibles de padecer infecciones severas por el virus SARS-CoV-2 y a desarrollar COVID-19. Por estas razones los pacientes con cáncer son considerados como uno de los grupos de alto riesgo en la pandemia actual.

Para Izquierda Unida, la  profunda reorganización que ha sufrido la asistencia sanitaria para poder atender a los enfermos (sin olvidar los recortes de personal y medios sufridos en los últimos años)  y las medidas adoptadas para frenar la aparición de nuevos casos están afectando a la práctica habitual en oncología, con potenciales consecuencias a medio y largo plazo para los pacientes con cáncer. 

Comentarios