jueves 21/10/21

Iberdrola: "Ricobayo, con el nivel actual, tiene más volumen de agua embalsada que Aldedávila "

La eléctrica insiste en que el embalse no se ha vaciado y achaca el bajo caudal a la necesidad de producir energía para contener el alto precio de energías alternativas

La CHD remitía hace unos días un comunicado en el que exculpaba a la compañía y atribuía a la parada de la central de Villarino por obras de reparación la fuerte caída del nivel del pantano

El secretario de Estado de Medio Ambiente junto a la presidenta de la CHD y el delegado del Gobierno en la Subdelegación de Zamora
El secretario de Estado de Medio Ambiente junto a la presidenta de la CHD y el delegado del Gobierno en la Subdelegación de Zamora

Iberdrola insiste en que Ricobayo no se ha vaciado, "sino que está cumpliendo con su función en el momento más necesario: producir energía para el suministro de la demanda y desplazar -junto a otras fuentes de generación eléctrica competitivas- a las tecnologías más caras en la conformación del precio de la electricidad". 

En un comunicado, la hidroeléctrica asegura que todos los embalses, y en especial los de regulación como es el caso del de Ricobayo, son importantes reservas de energía, que se encuentran a disposición del sistema eléctrico. 

Como sucede en Europa y en España, a través del mercado, se utilizan cuando más aportan al sistema y más se necesitan, bien porque no hay disposición suficiente de otras fuentes de generación o porque sustituyen a otras más caras. Y siempre atendiendo a su carácter limitado. 

Ricobayo forma parte de los denominados embalses de regulación anual que, en un año típico, se llena con las lluvias para posteriormente generar energía en la época seca, siempre que se demande y cuando es más útil para el sistema. 

Ningún otro de los embalses del eje del Duero tiene capacidad de regulación. La compañía subraya que los porcentajes en ocasiones no muestran la realidad: Ricobayo, con el nivel actual, tiene más volumen de agua embalsada que Aldedávila y supera lo almacenado por los otros dos embalses zamoranos del Duero juntos, Villalcampo y Castro.

"La explotación de los embalses, conforme a las necesidades del sistema, se realiza siempre en contacto y coordinación con las autoridades competentes", señala Iberdrola.

La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) registra de todos los embalses información en tiempo real de diferentes parámetros operativos. Algunos relacionados con calidad del agua y otros con las variables de operación, entre ellas el nivel de embalse. 

Iberdrola apunta, además, que "lla gestión de Ricobayo está atendiendo también a la única concesión de abastecimiento de la que hemos sido informados, como es el caso de Muelas del Pan", con cuyo alcalde dice estar en permanente contacto y coordinación.

"Somos conscientes del contexto pero la explotación se está realizando dentro de los rangos establecidos y con normalidad", afirma la empresa eléctrica que ratifica que "en muchas ocasiones se han registrado cotas similares e incluso inferiores en Ricobayo; hasta en ocho en los últimos 25 años".

El embalse de Ricobayo requiere de menos de 900 millones de metros cúbicos de agua para volver a su nivel máximo y, siendo la aportación media del río Esla de casi 3.600 millones de metros cúbicos de agua al año, por lo que Ibderdrola entiende que el pantano recuperará niveles altos en cuanto comiencen las lluvias como ha ocurrido en los últimos 50 años. 

La compañía garantiza que la explotación de los embalses se realiza "siguiendo todos los condicionantes medioambientales establecidos". La monitorización de los parámetros de calidad de agua es permanente en todas las épocas del año y, aun así, en los últimos meses se han reforzado los controles de calidad. No ha sido necesaria ninguna medida extraordinaria al no haberse detectado ningún parámetro que presente valores fuera de lo habitual.

Hace unos días, la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) enviaba un comunicado en el que exculpaba a Iberdrola y achacaba a la parada por obras de reparación de la central reversible de Villarino el bajo caudal de Ricobayo, al tiempo que aseguraba los abastecimientos han estado garantizados.

Se da la circunstancia de que la presidenta de la CHD, Cristina Danés, estuvo presente en la reunión de esta mañana del secretario de Estado de Medio Ambiente, en la que Hugo Morán anunció la apertura de un expediente informativo a Iberdrola para investigar el vaciado del embalse.

 El de Ricobayo es uno de los grandes embalses del Duero, con sus casi 1.200 hm3 de capacidad. Situado en Zamora, recoge las aguas del río Esla, el de mayor aportación de la cuenca del Duero, superior incluso al propio Duero del que es afluente.

Se trata de un embalse de iniciativa privada, promovido hace un siglo por la Sociedad Saltos del Duero, antecedente de Iberduero, actual Iberdrola, que cuenta con concesión administrativa desde 1926, aunque con una modificación de características posterior con motivo de su ampliación.

Embalse Ricobayo

No se trata por tanto, de una infraestructura estatal, sino de naturaleza privada y su uso es el hidroeléctrico. Forma parte del denominado Sistema Duero, que es un conjunto integrado de aprovechamientos hidroeléctricos de gran potencia, más de 3.000 Mw, y producción, con una media superior a los 7.000 Gwh anuales. De hecho es el mayor de nuestro país.

Lo integran varias grandes presas, seis españolas: Villalcampo, Castro, Aldeadávila y Saucelle, en el eje del Duero; y Ricobayo y Almendra, en el Esla y Tormes, respectivamente. A ellas hay que añadir otras tres grandes presas portuguesas también en el eje del Duero internacional, el que compartimos con nuestros vecinos portugueses: Miranda, Picote y Bemposta. Su desarrollo ha sido paulatino, a lo largo del siglo XX.

De hecho la primera, Ricobayo I, entró en operación en 1935 y la última repontenciación del sistema, es decir, la construcción del segundo grupo de producción, se realizó también en Ricobayo en 1.999.

Más recientemente, en el primer decenio del siglo XXI, se han producido las últimas grandes obras en los embalses portugueses, que se han repontenciado, al igual que se hiciera en las presas españolas, con la construcción de los segundos grupos de producción. Este sistema trabaja de forma integrada, siendo las dos laterales al eje del Duero, Ricobayo y Aldeadávila, las que sirven de reguladoras del mismo, ya que suman una capacidad de 4.800 hm3 .

En circunstancias normales trabajan las dos, de forma que en ambas, siempre que el año no sea excepcionalmente seco o que se hayan sucedido una serie de años secos, se mantienen durante el mes de agosto unos niveles de embalse compatibles con actividades recreativas, tales como el baño y la navegación.

Dichas actividades, no están contempladas en las normas de explotación de los embalses, dado que se trata de usos no concesionales sobrevenidos, que se han acoplado a la existencia de unas masas de agua propicias, pero que no forman parte ni del diseño del sistema ni de las normas que lo rigen.

Esto es algo que hay que tener en consideración siempre, ya que se trata de actividades que se llevan a cabo “en precario”, siempre supeditadas a las necesidades del sistema energético español. No obstante, conviene resaltar que en todo este período los abastecimientos con toma en el embalse de Ricobayo han estado garantizados.

La CHD explicaba que este año, que desde un punto de vista hidrológico hubiera sido propicio para la existencia de un nivel de embalse adecuado y compatible con los usos recreativos, se ha dado una circunstancia excepcional: la central reversible de Villarino, que es dónde se turbinan los caudales que aporta el embalse de Almendra y se rebombean parcialmente desde el embalse de Aldeadávila, ha estado más de tres meses parada por trabajos de reparación y mantenimiento, de tal forma que la producción del sistema se ha basado en la regulación de caudales procedentes de Ricobayo. "De ahí la fuerte caída en el nivel de embalse que se ha producido", según la CHD.

Comentarios