lunes. 26.02.2024
toros
toros

La Fundación Franz Weber ha denunciado este jueves la participación de niños de 11 años en tentaderos taurinos, una actividad de carácter privado que se realiza en instalaciones de las propias ganaderías como si fuera una simple reunión. 

Los naturalistas han obtenido las imágenes a través de una conocida red social, donde se difundió la participación de uno de estos menores entre comentarios positivos, advirtiendo que además se refuerza el ejercicio y exposición a la violencia por parte de personas de muy corta edad. 

Al revés que en las “clases prácticas” organizadas por instituciones públicas y escuelas taurinas y donde la participación mínima se establece en los 14 años, en el caso de los tentaderos, siendo actos privados, el control de la implicación de personas menores de edad brilla por su ausencia y supone una grave vulneración de las objeciones realizadas por el Comité de los Derechos del Niño al respecto de la tauromaquia. 

En 2018 el organismo de expertas y expertos en Infancia y Adolescencia pidió a España, de forma específica: 

“Para prevenir los efectos nocivos para los niños del espectáculo de los toros, el Comité recomienda que el Estado parte prohíba la participación de niños menores de 18 años como toreros y como público en espectáculos de tauromaquia.” 

Sin embargo ni el Gobierno central ni ejecutivos autonómicos como la Junta de Castilla y León iniciaron debate legislativo alguno, promoviendo incluso con subvenciones y concursos la participación de menores de edad, que también pueden ejercer violencia en estas convocatorias casi familiares. 

Incumpliendo las normas comunitarias de Instagram. 

La plataforma propiedad de Meta permite el acceso de personas menores desde los 13 años y, según ha podido saber la Fundación Franz Weber, el participante en este tentadero tiene una edad inferior, por lo que tendría prohibido el uso y difusión de cualquier tipo de contenido en Instagram a través de un perfíl propio (que tiene).

Este es otro ejemplo más de la exposición de las personas menores de edad y de su imagen pública con intereses espúreos, como es fomentar la tauromaquia a través de redes sociales integrando a personas menores de edad. La ONG se pregunta quién permitió el acceso de este menor para que proporcione imágenes donde aparece ejerciendo la violencia sobre animales y comunicará a la plataforma Instagram esta cuestión. 

Denuncian la participación de niños de 11 años en tentaderos taurinos de Zamora