sábado 16/10/21

El arte de Adeva engalana el casco antiguo con un homenaje a Doña Urraca

El mural, aún en fase de creación, abarcará varios metros y hará referencia al cerco de Zamora. Por el momento, lo que se puede contemplar es la figura de doña Urraca, única parte que sí se ha concluido. Las ilustraciones pasadas al mural se inspiran en los Gigantes de Capitonis Durii que tendrán su momento también este San Pedro en la muestra estática en la terraza del Ramos Carrión.
Paseantes observan cusiosos el avance del nuevo mural
Paseantes observan cusiosos el avance del nuevo mural

En pleno casco antiguo de la capital resurge un nuevo mural, este vez en honor a una de las figuras que supo defender sabia y hábilmente la ciudad de Zamora. En plena esquina de la calle San Martín, justo enfrente del bar Medieval, Carlos Adeva se ha puesto de nuevo manos a la obra con un retrato monocromático de doña Urraca. No será la única figura que surja de las manos del artista toresano, con el encargo de rememorar una de las mayores hazañas de la historia de la ciudad. 

El mural, aún en fase de creación, abarcará varios metros y hará referencia al cerco de Zamora protagonizado pro doña Urraca, el rey Sancho II y el noble leonés Vellido Dolfos que puso fin al asedio a la ciudad. Por el momento, lo que se puede contemplar es la figura de doña Urraca, única parte que sí se ha concluido. Toda la historia y los personajes se basan en la historia del Cerco de Zamora y se han inspirado como se va adivinando en los personajes de los Gigantes y cabezudos de la Asociación Cultural Capitonis Durii.

La historia de Zamora, el asedio al que lo sometió Sancho II en el siglo XI y el empeño de la primogénita Urraca por resistir y defender a ultranza la ciudad tras sus fuertes murallas impregnan cada rincón del corazón de la capital. Una figura que ahora ensalza Adeva en una creación en la que los vivos colores quedan a un lado apostando casi por los tonos monocromáticos o leves colores en tierra, en un intento por resaltar la imagen de la heredera natural de la plaza de Zamora por expreso deseo de su padre, Fernando I el Magno. 

Para la realización del mural se han repintado varios metros de la pared destinada a este mural, al tiempo que se ha procedido a eliminar las señales de tráfico para facilitar el trabajo del artista toresano que ya llama la atención de los viandantes de la zona. 

El mural ha sido encargado por el Ayuntamiento de Zamora a Adeva y sucede a otros como el reciente "El lobo" (que finalizó hace poco más de un mes bajo el encargo de la familia Rios-Arenal) o el "Doña Urraca", en este caso encargado por el hotel del mismo nombre ubicado en la capital y que se ha pintado a inicios de año sobre una de las paredes de la cafetería. 

Carlos Adeva y parte del mural oculto tras los andamios

Comentarios