sábado. 26.11.2022

Las 1.300 enfermeras de Zamora, las mejores "aliadas" en la lucha contra la violencia de género

El Colegio de Enfermería subraya el papel clave que juegan en la detención y el apoyo a las víctimas de la violencia ejercida contra las mujeres

El órgano colegial reivindica una mayor ratio de profesionales y la presencia de la enfermería en los centros educativos

 

El Colegio de Enfermería de Zamora reivindica, con motivo de la celebración este viernes del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, el papel clave que juega la profesión a la hora de detectar casos de violencia de género en la Atención Primaria, apoyar a las víctimas y sensibilizar a la población.

Las más de 1.300 profesionales de Enfermería colegiadas en la provincia constituyen una alianza de primer orden en la lucha contra la violencia de género, tanto para las víctimas que sufren maltrato psicológico como físico incluso como alerta ante casos de violencia vicaria.

El trabajo de la Enfermería le dota de “una posición privilegiada a la hora de alertar de situaciones de violencia machista en las consultas de Atención Primaria y en la Atención Hospitalaria, a través de las Urgencias”, según señala la secretaria del Colegio de Enfermería de Zamora, Judit Vaquero.

Del mismo modo, la dotación de plazas de profesionales de Enfermería para que estén de forma permanente y generalizada en los centros docentes zamoranos, además de dar seguridad en la atención de problemas de salud de escolares como niños con diabetes o patologías crónicas, podría ayudar a detectar casos de violencia vicaria y de violencia de género de la que son testigos los niños. También ayudaría a concienciar desde la escuela sobre la igualdad entre mujeres y hombres, ya que los prejuicios y los roles que luego derivan en maltrato en muchos casos se aprenden e internalizan desde la infancia.

“Las enfermeras como profesionales más cercanas a los pacientes tenemos un papel clave a la hora de descubrir posibles casos de maltrato y ayudar a esas mujeres”, indica Judit Vaquero, que pone de relieve la formación específica y los mecanismos con los que cuenta la Enfermería de Zamora a la hora de detectar síntomas de maltrato. De ahí, la importancia de mejorar las ratios de enfermera/paciente para tener más tiempo de atención a quienes acuden a las consultas y abordar situaciones como los casos de violencia de género. También reivindica el papel de las enfermeras en la escuela como educadoras en salud. La presencia de un profesional de Enfermería en cada colegio no sólo contribuye a enseñar a los más pequeños hábitos de vida saludable, sino que también permite una educación en valores de respeto a todas las personas y particularmente de igualdad entre mujeres y hombres.

El Colegio de Enfermería de Zamora incentiva la formación permanente de los profesionales en ésta y otras materias y reivindica el valor de la profesión como un pilar que se sitúa en la base de la lucha contra la violencia de género.

Las 1.300 enfermeras de Zamora, las mejores "aliadas" en la lucha contra la violencia...
Comentarios