miércoles. 24.04.2024
default
Colegio Santísima Trinidad

El Ayuntamiento ha concluido las obras de reordenación y protección del entorno del centro educativo "Santísima Trinidad" de Zamora, unos trabajos que se engloban en el proyecto de reorganización del entorno de centros escolares para mejorar la protección y seguridad tanto de los alumnos y sus familiares como de los peatones en general. Con un presupuesto base de licitación cercano a los 48.400 euros, los trabajos han transformado un tramo de la calle Las Aceñas en una vía de uso exclusivo de peatones, dando así continuidad al colegio y al parque creando una gran zona, que asemeja una plaza, mediante la renovación y ampliación de las aceras existentes. También se ha actuado en las calles del Amor de Dios y Capilla.

El concejal de Participación Ciudadana y Barrios, Pablo Novo, asegura que el proyecto nace a raíz de los talleres del programa “Soñando Parques”, a través de los cuales los estudiantes de este colegio ubicado en el barrio de Pinilla presentaron sus propuestas para la remodelación del parque situado en la calle del Amor de Dios, el más próximo a su centro educativo. Los talleres se enmarcan en una iniciativa del Ayuntamiento para que sean los propios usuarios los que participen en el diseño de los espacios infantiles, como ya hicieran el pasado año con el nuevo espacio de La Lobata, en el barrio de San José Obrero, los alumnos de los colegios Riomanzanas, Juan XXIII y Nuestra Señora del Rocío.

Los alumnos del “Santísima Trinidad propusieron en aquellos talleres peatonalizar el tramo de entrada y salida al centro educativo en la calle Las Aceñas, una demanda a la que el Ayuntamiento ha sido sensible y que Pablo Novo encuadra en la colaboración entre administración local, comunidad educativa y participación ciudadana para acabar con un “punto crítico”, en el que los escolares corrían el serio peligro de ser atropellados, tal y como puso de manifiesto el profesorado en varias ocasiones. El edil matiza que la remodelación ya finalizada no genera perjuicios al tráfico rodado, ya que el cambio de sentido se sitúa metros más abajo y no sufre modificación alguna pero, en cambio, la zona gana un espacio peatonal en el que podrán realizarse diferentes actividades.

Además, y como ya se hizo en el parque de Los Almendros, el nuevo espacio incorpora baldosines de cinco colores para dar a la zona un aspecto más vivo y alegre, más propio de los entornos escolares, y siete alcorques en los que se han plantado tres perales de flor y cuatro fresnos.

El colegio de la Santísima Trinidad de Zamora ya es un entorno seguro, parte de la...
Comentarios