miércoles. 21.02.2024
Autobús escolar. Fotografía de archivo
Autobús escolar. Fotografía de archivo

Entre los días 22 y 26 del pasado mes de enero, la Dirección General de Tráfico llevó a cabo una de sus habituales campañas de vigilancia y control centrada en esta ocasión en los vehículos dedicados al transporte escolar y de menores, con el fin de comprobar que éstos cumplen la normativa establecida para este tipo de transportes.

Durante los cinco días que duró la campaña, 387 vehículos fueron controlados por los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Castilla y León y, de ellos, uno de cada tres (121 vehículos) fue sancionado con un total de 208 denuncias formuladas.

Como es habitual, las irregularidades administrativas son las que mayor número de denuncias han generado, entre ellas, 78 por no disponer de la autorización especial para realizar transporte escolar y 35 por no tener suscrito un seguro de responsabilidad ilimitada, tal y como exige la ley.

Respecto al uso del cinturón de seguridad en aquellos vehículos que los llevan incorporados, en las inspecciones realizadas por los agentes se constató que tan solo en 1 vehículo de los que disponían de estos sistemas de retención no se hacía uso de ellos por presentar anomalías en su funcionamiento.

Es importante destacar también el hecho de que ninguno de los conductores de transporte escolar controlados durante la campaña dio positivo en los controles preventivos de alcohol y drogas realizados por los agentes. Tampoco se sanciono a ningún conductor por incumplir los límites de velocidad establecidos.

OTRAS INFRACCIONES

Los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil también han comprobado que 4 vehículos de transporte escolar presentaban deficiencias en las puertas de servicio y emergencias, así como en sus dispositivos de accionamiento y otros 7 fueron denunciados por no tener al día la Inspección Técnica de Vehículos.

En lo que se refiere a la señalización obligatoria que este tipo de vehículos deben llevar, 14 de los vehículos controlados no llevaban la correspondiente señal V-10 de transporte escolar y otros 5 carecían del dispositivo luminoso con señal de emergencia.

Además, 1 conductor fue denunciado por no llevar a bordo del autocar una persona encargada del cuidado de los menores cuando así procedía y ningún conductor fue denunciado por exceso de tiempo de conducción o minoración del descanso.

El 85% de lo autobuses escolares de Zamora fueron sancionados por incumplir la normativa