domingo. 25.09.2022
Casino
Casino

El desarrollo de la tecnología trae consigo cambios que emergen a muchos negocios, adaptándolos a los nuevos tiempos. Por lo tanto, el sector del juego no iba a quedarse inmutable.

Todos conocemos los lugares de juego tradicionales de nuestro barrio. Sin embargo, no todo el mundo tiene acceso a ellos, por lo que la industria se ha renovado y, desde hace unos años, ofrece una alternativa: portales o páginas web para jugar a diversos juegos de azar. Este tipo de plataformas ofrece una gran variedad de juegos que se pueden disfrutar desde su hogar o desde cualquier lugar que desee. Este avance, junto con otros factores, ha hecho que la destrucción del mercado sea uno de los sectores más importantes de la economía española. Durante el primer cuatrimestre del 2022, el estado español recaudó uno 38,8 millones de euros tanto para los casinos como para las apuestas deportivas en línea.

El papel del desarrollo tecnológico 

Los avances tecnológicos han interferido en la industria del juego, al igual que otros. Como en otros países, se han desarrollado diversas páginas y aplicaciones en las que podemos jugar en tiempo real con personas de otros lugares desde la comodidad de nuestra casa o mientras estamos de vacaciones. Entre estas páginas encontramos el  casino online Casumo , un casino online que nos permite jugar a diferentes juegos y realizar apuestas en diferentes deportes.

Según el  Anuario del Juego en España , en 2020, el juego online alcanzó el 13,7% del total invertido en juegos de azar, incluyendo lotería, bingo y otros tipos de apuestas. Dentro de esto, las apuestas deportivas son también las más populares, seguidas por los juegos de casino y el póquer en línea. Aunque la Liga española sigue teniendo sus adeptos, las apuestas en ella han disminuido ante el aumento de las apuestas en competiciones europeas como la Liga de Campeones o la UEFA. Otro dato relevante a destacar es que unas 800.000 personas juegan a uno de estos juegos cada mes.

Consecuencias de este crecimiento

Desde la ley de regulación del juego en 2011, los expertos han podido comprobar la evolución del sector, así como los beneficios que genera tanto para el gobierno del país como para los operadores de estas páginas o apps. Sin embargo, hay que tener en cuenta que necesitan impuestos para operar y pagan más altos que otros tipos de empresas. Por lo tanto, aunque los beneficios son muy altos, no son tan grandes como la cantidad invertida por los usuarios. Otros beneficios económicos que ha logrado la expansión de estos juegos son los acuerdos realizados con Europa, como el formado en 2017 con Italia y Portugal en el que los tres países firmaron un tratado donde se daña la liquidez compartida en el póker online.

Podemos ver el crecimiento de este sector no sólo por la amplia oferta de páginas web o aplicaciones dedicadas a este sector, sino también por las ubicaciones físicas en las ciudades. Si paseamos por cualquier ciudad española, veremos un mayor número de locales dedicados al juego que en años anteriores. Estas casas de apuestas ya están integradas en el propio barrio y son reconocibles por sus colores llamativos y/o sus carteles con deportistas de élite.

Pero la afición española por el juego viene de lejos. Si echamos la vista atrás, recordaremos aquel bar que encontramos de camino a casa donde utilizamos una máquina tragaperras para jugar los céntimos que nos quedarán del último café. En definitiva, tanto las salas de juego o casinos presenciales como los casinos online, que permiten realizar la actividad desde un dispositivo móvil, ya forman parte de la economía española, aportando una parte importante del PIB en comparación con otros sectores.

La importancia de los casinos en línea en la economía española
Comentarios