lunes. 26.02.2024
moto
moto

Los cascos de moto son un elemento clave para garantizar la seguridad del motorista. Su uso es de vital importancia, ya que protege la cabeza y el cerebro en caso de accidente, lo que reduce el riesgo de lesiones graves. Además, también sirve para evitar el impacto de objetos extraños como piedras o insectos, proporcionando una conducción más cómoda y segura. Según datos que maneja www.amv.es, empresa especializada en seguros de motos y que incluye la garantía de casco y chaleco airbag en todas sus pólizas, el uso del casco reduce el 50% de las lesiones en la cabeza, y más de un 30% las posibilidades de lesiones mortales. Además, con su uso, la probabilidad de salir ileso de un accidente aumenta un 20%.

1. Tipos de cascos de moto

Cada tipo de casco tiene características específicas, con sus ventajas e inconvenientes. Conocerlos es el primer paso para realizar una buena elección. Los expertos de AMV repasan cuáles son los principales:

Casco integral

Este tipo de casco proporciona la mayor protección ya que cubre toda la cabeza, incluyendo la mandíbula. Tiene una visera frontal y una sección trasera que protege la nuca. Es el casco más seguro y se recomienda para todo tipo de conducción.

Casco modular

También conocido como casco flip-up, ofrece la opción de levantar la mentonera y convertirlo en un casco abierto, lo que aporta una ventilación adicional y más frescor en los días más calurosos. Proporciona una buena protección facial cuando está cerrado y mayor comodidad cuando está abierto, pero hay que tener en cuenta que por su estructura articulada es menos seguro que los cascos integrales. Algunos modelos, además, son pesados, lo que puede generar mayor fatiga durante los viajes largos.

Casco abierto o jet

Cubre la parte superior y trasera de la cabeza, pero no tiene protección para la mandíbula ni la cara. Es popular entre los conductores de scooters y para circular los días más cálidos, ya que proporciona una mayor ventilación y una mayor sensación de libertad. Sin embargo, ofrece menos protección que los cascos integrales.

Casco off-road

Está diseñado específicamente para la conducción todoterreno. Tienen una mentonera alargada y una visera prominente para proteger el rostro de ramas, piedras y suciedad, y ofrece una mayor ventilación para adaptarse a las altas demandas físicas de la práctica offroad.

Casco de cara abierta con visera

Es similar al casco abierto, pero incluye una visera que protege los ojos del viento, el polvo y los insectos. A menudo se usa cuando se conduce una motocicleta vintage, ya que tiene una apariencia clásica.

2. Qué tener en cuenta a la hora de escoger un casco

Al elegir un casco de moto es crucial tener en cuenta diversos aspectos que garantizarán que estamos realizando una elección adecuada en términos de seguridad y comodidad. Estos son algunos puntos que los expertos de AMV recomiendan considerar:

Ajuste: el casco debe ajustarse correctamente a la cabeza. Debe sentirse ceñido, pero no incómodo, sin puntos de presión excesiva. Conviene probar diferentes tallas y marcas hasta encontrar el ajuste ideal.

Visibilidad: el casco debe proporcionar una buena visión periférica y contar con una visera clara y resistente a los rayos UV. Algunos modelos tienen incorporado el sistema pinlock o la opción de instalar sistemas antivaho para mejorar la visibilidad en condiciones climáticas adversas.

Ventilación: es esencial para mantener la comodidad en los viajes largos y los días más calurosos. Hay que verificar si el casco permite la entrada y salida de aire, lo que ayudará a regular la temperatura interna y evitar la acumulación de humedad.

Peso: un casco ligero reduce la fatiga y aumenta la comodidad en los desplazamientos de larga distancia. Lo mejor es elegir materiales ligeros pero duraderos, como la fibra de carbono o la fibra de vidrio.

3. Otras medidas que garantizan la seguridad

A la hora de elegir un casco, la seguridad debería primar por encima de otras consideraciones. Estos son algunos aspectos que los expertos de AMV recomiendan tener en cuenta:

Homologaciones

Es esencial que el casco esté homologado y cumpla con las normas de seguridad establecidas por las autoridades competentes. Las homologaciones garantizan que el casco ha superado rigurosas pruebas de impacto y ofrece un nivel de protección adecuado.

Revisión del estado

Los cascos de moto están expuestos al desgaste y envejecimiento con el paso del tiempo. Por tanto, es imprescindible revisar regularmente su estado y asegurarse de que no presenta grietas, deformaciones o daños en la estructura. Y si el casco ha sufrido un impacto fuerte o ha estado involucrado en un accidente, es recomendable reemplazarlo, ya que podría haber perdido su capacidad de protección.

Cobertura de casco en el seguro

Contar con un seguro de moto que ofrezca cobertura de casco puede ser muy beneficioso. Desde AMV, cuyo eslogan es “el seguro de los que pensamos con el caso”, son muy conscientes de ello y, de hecho, incluyen la cobertura de casco en todas sus modalidades de seguro. La garantía de casco se extiende también al chaleco airbag, lo que se traduce en una mayor tranquilidad a la hora de contar con una protección completa ante cualquier eventualidad.

Desde AMV, señalan: “A la hora de elegir casco, hay que escoger la talla más adecuada. Con el casco puesto, hay que moverlo de un lado a otro y sentir que la piel se mueve con el casco porque si no lo hace es demasiado grande. En caso de duda entre dos tallas, hay que elegir la más ajustada, ya que el almohadillado interior tiende a ceder con el paso del tiempo. Hay que recordar que no es recomendable adquirir un casco de segunda mano, ya que puede haber sufrido daños invisibles o estar desgastado. Mejor invertir en un casco nuevo de calidad para obtener mayor seguridad y un rendimiento óptimo. Por último, es recomendable escoger un seguro de moto que incluya la cobertura de casco, para protegerlo en caso de accidente.”

Cascos de moto, el elemento clave en la seguridad de los motoristas