domingo 24/10/21

Un vecino de Pajares de la Lampreana denuncia el robo de dos galgos el mismo día que en Vadillo

Los cachorros, hijos de campeones federados, desaparecieron el pasado sábado de la nave del ganadero mientras participaba en un encierro en Palencia
Una pareja de galgos
Una pareja de galgos

Cuatro veces le han robado los galgos a Luis Miguel López de la nave que tiene en Pajares de Lampreana. El último hurto se produjo el pasado sábado, el mismo día en el que otro vecino de Vadillo de la Guareña denunciaba la sustracción de media decena de esta raza de perros.

La historia se repite. Hace dos años, alguien entró en la nave de Pajares y se llevó tres galgos y, pocas horas después, Luis Miguel López supo que se había perpetrado otra sustracción en Vadillo.

Este ganadero y cazador de la localidad de la Lampreana ha sufrido dos robos más, en los que "perdió" cinco galgos. Uno de los sustraídos hace dos años apareció semanas después en un pueblo de Salamanca. Una vecina que salió a dar un paseo lo encontró vagando por un camino y como tenía chip, logró dar con su dueño. Del resto, nada se sabe.

El último hurto se produjo el pasado sábado. Las dos cachorras de galgo estaban en la nave a las 8,30 de la mañana, hora en la que Luis Miguel López salió del pueblo para participar en el encierro de Villarrumiel, en Palencia. Fue la última vez que vio a los perros.

Cuenta que su hermano oyó ladrar a los mastines, que estaban atados, pero no le dio mucha importancia hasta que fue a dar una vuelta por la nave y se percató del robo.

La casualidad quiso que ese mismo viernes, el ganadero sacara a las dos cachorras, todavía sin chip, para la nave. Las tenía "escondidas", señala, escarmentado ante tanto robo. De nada le sirvió. Su hermano le comunicó por teléfono que los canes habían desparecido.

Luis Miguel López estima que los galgos cachorros, hijos de campeones federados, se pueden vender en el mercado "negro" a unos mil euros  cada uno, un lucrativo negocio que parece vuelve a renacer en la provincia.

En Vadillo, los vecinos se despertaron el sábado con la sustracción de media docena de galgos de dos domicilios del pueblo, aunque en esta ocasión uno de los dueños de los animales salía tras los ladrones, aunque no conseguía interceptar el vehículo en el que trasladaban a los perros.

Comentarios