martes. 09.08.2022
Un momento del pregón de Sandra Turrado (Foto: Óscar Antón)

La joven estudiante Sandra Turrado ha pronunciado esta tarde el pregón de la Semana Santa de Zamora que organiza la Casa de Zamora en Valladolid. Junto al estandarte de la Junta pro Semana Santa de Zamora y uniendo sus vivencias personales con su íntima vivencia de la fe, Sandra Turrado ha paseado por sus recuerdos y también por sus convicciones más profundas. Previamente, el director y productor Óscar Antón ha estrenado un vídeo de promoción de la Semana Santa de Zamora.

Tras agraceder a la Junta de cofradías y a la Casa de Zamora en Valladolid su elección como pregonera, Sandra Turrado ha iniciado su alocución refiriéndose a los días previos a la Pasión que ya viven tanto Zamora como Valladolid y ha recordado su primer encuentro con la Semana Santa en las procesiones colegiales y en el seno de su familia, yendo tanto a las celebraciones litúrgicas como a las procesiones.

Posteriormente se ha situado en la Catedral, el Jueves de Pasión, cuando el Nazareno traspasa sus puertas, para desgranar recuerdos y vivencias en cada uno de los dias de la semana, a través de las distintas procesiones e imágenes, con una reflexión personal sobre las citas bíblicas que le sugieren esos momentos y ha asociado a las mujeres y madres con las Vírgenes zamoranas, con una madurez y una profundidad impropia de su edad y con un amplio conocimiento de la Liturgia.

Los cultos del Miércoles Santo desembocaban en la imagen del Cristo de las Injurias. "En Cristo Crucificado -ha dicho- tenemos la mayor obra de amor al mundo" y ha apelado de nuevo a la Liturgia como el camino para comprender la auténtica grandeza de Cristo, para situarse después en la Plaza de San Claudio durante el cántico del Miserere Alistano y ser una vela encendida a la espalda del Cristo del Amparo.

La mañana del Jueves ha sido ilustrada con un poema y apelar a los presentes a mirar al mundo con Esperanza. La unión de la familia en torno a la mesa, haciendo la procesión de la Vera Cruz o en las meriendas del Jueves Santo han continuado con la noche del Miserere ante Jesús Yacente, una noche para el perdón, conjugada con los oficios propios de los días santos, que luego se ilustran en la calle con la iconografía de Jesús Nazareno o el Santo Entierro, como representación de la Historia Sagrada que se proclama a lo largo de los siglos en los templos.

A su gran devoción, Nuestra Madre de las Angustias, ha dedicado un bellísimo pasaje."Contigo me sobra todo y sin Ti me falta el mundo.No podría pensar lo que sería una vida si no me hubiera topado contigo" y ha preferido evocar el rezo silencioso en la capilla, para después tener el honor de acompañarla por las calles.

Ya en el epílogo, la pregonera ha recordado a la Virgen de la Soledad por las calles ante la que solo cabe preguntarse cómo poder aliviar ese dolor, para finalizar proclamando la Resurrección, primero en la madrugada, en la Vigilia de Luz y Vida, y después en la Plaza Mayor, en la ceremonia del Encuentro y se ha referido a los cofrades, padres, capellanes, como los "soñadores de la Semana Santa y También de la Iglesia" para culminar con una reflexión del Papa Francisco: "El cristiano no puede dejar de soñar para que el mundo cambie para bien" y ha instado a todos a soñar en la próxima Semana Santa.

 

 

Sandra Turrado anuncia la Pasión en Valladolid desde la fe, los recuerdos y la liturgia
Comentarios