viernes. 02.12.2022

La Vera Cruz tiñe de morado las calles soleadas de Zamora

La Cofradía más antigua de la Semana Santa zamorana congrega a miles de personas en un desfile que se disfrutó a 22 grados de temperatura

La Vera Cruz en la Plaza Mayor. Foto Marcos Vicente
La Vera Cruz en la Plaza Mayor. Foto Marcos Vicente

La tarde del Jueves Santo se vistió de terciopelo morado, el color de los siglos de la cofradía más antigua de la ciudad, la de la Vera Cruz. Los hermanos pudieron completar el recorrido por primera vez desde 2017 con una pandemia por medio que suprimió la salida de los pasos dos años seguidos.

Arropados por miles de personas, turistas y vecinos de la capital y de los pueblos, desfilaron por las calles de la capital el paso de la Cruz, el Nazareno, la Virgen y "los judíos". O el Ecce Homo que lució espléndido a pesar de sus 500 años.

Como es habitual en las cofradías de la Cruz, es la más antigua documentada de la Pasión zamorana y una de las más "viejas" de España. Inicialmente de disciplina y penitencia, la cofradía es mixta con la incorporación de la mujer como hermana de pleno derecho desde 2019.

La tradición no está reñida con los cambios y los hermanos "lucieron" esta Semana libre de restricciones de movilidad, pero con medidas sanitarias de obligado cumplimiento, el cordón dorado y morado que se entrega al dar el medallón de la cofradía. Con esta medida se ha suprimido la aglomeración que se produce en Santa María ante de iniciar el desfile procesional.

Galería de imágenes Fotos Marcos Vicente

La Pasión de 2022, que devuelve a las calles las tallas escultóricas de las cofradías, añade un cambio más a esta hermandad tan antigua. La pandemia "manda" y el "desfile" morado a las puertas del Museo de Semana Santa se cambió: las filas de hermanos partieron de la iglesia de Santa María y los cofrades accedieron al desfile desde la plaza de Viriato y desde el parque de San Martín

Otro elemento que revelaba que Zamora está viviendo una Semana distinta. El vallado para que los hermanos entraran organizados al desfile y las bandas, que se ubicaron en la calle Thalberg, mientras que los enseres se colocaron en el entorno de la calle Corral Pintado.

No hubo alteraciones de itinerario. El recorrido fue el mismo que en el último año que hubo procesión, desfilando por la Rúa del Silencio tanto a la ida hacia la Catedral como tras la estación de 20 minutos para evitar la estrechez de la Rúa de los Notarios.

Cerca de 3.000 cofrades tiñieron de morado la ciudad con su túnica y caperuz de terciopelo, cíngulo y cruz dorados portando la vara de madera rematada con cruz y sudario dorados, símbolo de la hermandad. La Banda Maestro Nacor Blanco "custodiaba" con su música el paso de la Oración del Huerto que cargan 36 hermanos. En la otra fila, la Banda de Música de Zamora acompañaba el ritmo de los cofrades.

Pasos

La Santa Cruz, de Julio Gómez Sismo (1918). Representa la cruz desnuda, emblema de la cofradía, adornada con un sudario.

La Santa Cena, de Fernando Mayoral Dorado (1991), que representa a Jesús en el momento de cenar con sus discípulos, sobre modelos de personas zamoranas.

Oración del Huerto, -conocido popularmente como "Los Olivos"- de José Sánchez de la Guerra (1691), que representa a un Jesús en un actitud orante con un ángel.

El Lavatorio, del escultor zamoranos Higinio Vázquez (2001), que representa el momento en el Cristo lava los pies de los discípulos con figuras de gran tamaño y fuerza expresiva.

La Coronación de Espinas, grupo escultórico de Higinio Vázquez (1999) que vino a culminar una vieja aspiración de la cofradía para completar la secuencia iconográfica de la Pasión.

La Sentencia, de Ramón Nuñez (1926), en la que destaca la figura de Jesús, que se ofrece como reo de muerte ante el pueblo mientras Pilatos se lava las manos.

El Prendimiento, de Miguel Torija (1898), también conocido como "Beso de Judas", que plasma magistralmente el momento en que Jesús es vendido por el apóstol.

La Flagelación, de José Sánchez de la Guerra (1691), o "Los Azotes", llamado popular y cariñosamente "El Calvito" por los tres sayones que flagelan a Cristo que reciben los sobrenombres de Calvito de los Bodajos, el Cascarrias y Zurriago.

Ecce Homo, de Gil de Ronza (1522), talla flamenca de las más antiguas que salen en procesión y que procede del convento de San Francisco, sede originaria de la cofradía.

Jesús Nazareno, anónimo del S.XVII, imagen titular de la cofradía que porta una Cruz de escopeta y que recibe culto en la iglesia de San Juan.

Virgen Dolorosa, del zamorano Ricardo Segundo García Pérez (1942), que representa a la Madre en actitud implorante y que recientemente ha sido puesta al culto en la iglesia de San Andrés.

La Vera Cruz tiñe de morado las calles soleadas de Zamora
Comentarios