miércoles 20/10/21

La "sayaguesita" acapara miradas en el Festival de Indumentaria Tradicional de Zamora

Mónica Castelo, residente en Villadepera, fue la única invitada a la cita para dar a conocer la maravilla del traje regional de la comarca
Maniquí de Mónica Castelo en el Festival de Indumentaria Tradicional de Zamora
Maniquí de Mónica Castelo en el Festival de Indumentaria Tradicional de Zamora

“Zamoranita, qué guapa eres…”. Entre la maraña de maniquís que este domingo copaban el teatro Ramos Carrión destacaba la sobriedad y la elegancia del traje regional sayagués, adornada con el toque de Mónica Castelo, creadora de la marca “Qué mona”. Hija adoptiva de Villadepera y sayaguesa convencida, Castelo ha sabido adaptar los patrones del folklore de la comarca de Sayago y combinarlos a la perfección dándose nuevos aires que combina con ese orgullo tan de moda por la tierra.

Tanto que su famosa camiseta de “zamoranita” se coló en su maniquí que combinaba el arte textil de Mónica con manteo y el mandil realizados con sus propias manos gracias a su habilidad con el telar y que combinaba con prendas antiguas –la frisa (tocado femenino que cubre el pelo) y el justillo- fruto del patrimonio familiar de su marido, originaria de Villadepera. El toque “Qué mona” se colaba en la camiseta que sustituía a la tradicional camisa, junto al collar y bolso artesanal de mano con la imagen de la sayaguesa tradicional.

El atuendo ocultaba en cambio los pololos, enaguas, medias y zapatos lisos, casi como un prólogo de lo que está por venir. Y es que el maniquí de Mónica, unido a los otros casi medio centenar de propuestas que se pudieron ver en el Festival multimedia de indumentaria tradicional La Vía de la Plata y el Camino Francés en la mañana del domingo. Maestros artesanos procedentes de la tierra, pero también de Galicia, Aragón, Madrid y Portugal divulgaron en el corazón de la cultura y el arte zamorano su buen hacer, su habilidad sobre el tela y con las agujas. Un encuentro en la que no faltaron tampoco las llamadas a la investigación, conservación y divulgación de unos trajes que forman parte de nuestro ADN, un folklore que lucen orgullosos grupos como Doña Urraca por medio mundo con razones de sobra.

Mandiles creados por Mónica Castelo

El orgullo del traje sayagués no es menor y con su exposición en el Ramos Carrión, supone un doble regreso más que esperado: el de las ferias artesanas, y la recuperación del folklore en la calle, su lugar natural, donde nace el arte y las ganas de celebrar la vida. El folklore, como una de las manifestaciones culturales más reconocidas de cada tierra necesita de la música y de una indumentaria que ha estado a buen recaudo en los baúles por más de un año, pero que ansiaba salir del que no considera su lugar natural.

Para Mónica, esta sayaguesa por méritos propios, la cita suponía la primera en año y medio de parón obligado por el Covid –la última fue a finales de diciembre de 2019 con la celebración del mercadillo solidario a favor de la Bolsa de Caridad de la Cofradía de la Concha-. Un tiempo en el que Mónica no ha parado de crear, retomando su habilidad sobre el telar y adaptando sus creaciones a los tiempos de pandemia con mascarillas que han lucido los patrones de los delantales sayagueses y alistanos.

Fue una cita intensa en la que apenas hubo tiempo siquiera para retratarse con el modisto Lorenzo Caprile, que durante el fin de semana se dejó ver por varios rincones de la capital tras inaugurar el Festival y reivindicar la importancia de la conservación e la indumentaria tradicional que él bien ha sabido llevar también a los atuendos más modernos. 

Un arte que también se pudo observar en la mesa y expositor de Mónica, en la que no faltaron sus mandiles sayagueses, pasando por todo tipo de artículos que le han valido la fama de pequeña promotora del arte en la zona. Sayaguesitas, pero también alistanas, toresanas, zamoranas y charras… la indumentaria de la mujer y el hombre tradicional no conoce límites para una mujer que siempre está documentándose sobre formas de arte ajenas a nuestra cultura, pese a tener de cabecera el libro de Agustina Calles y Carmen Ramos sobre “Indumentaria Tradicional de Sayago”. Arte de corazón.

Mesa expositor Mónica en el Ramos Carrión

Muchas gracias a La Morana en su conjunto, por organizar semejante evento y no desfallecer en el intento. A todos los voluntarios de la asociación por toda su ayuda, a las vestidoras de mi sayaguesa y a todos los compañeros de puesto, aunque no pudiéramos casi ni vernos. Había ganas de feria y ésta ha sido de 10.

Comentarios