miércoles. 24.04.2024
Sara García
Sara García

Sara García es una mujer zamorana en un mundo de hombres. Aunque parezca que el motor es cosa del sexo masculino, ha demostrado todo lo contrario. Luchó contra los estigmas y lo ha conseguido.

Sin embargo, la presencia del mundo de la mujer en el motociclismo no es algo puntual. Anke-Eve Goldmann, Taru Rinne o Laia Sanz son algunas de las féminas que han dejado su huella en este deporte gobernado por hombres. Ahora, la presencia de la mujer es más común, “creo que cada vez hay una educación social más amplia y abierta; esto también se ha notado en el mundo del motorsport”.

Durante años, se ha sexualizado a una mujer subida en una moto. Sin embargo, parece que la situación está cambiado, “ha sido duro, pero no creo que tanto por ser mujer, sino por la dificultad de poner el foco en un deporte minoritario para los patrocinadores que estén interesados en apoyar nuestros proyectos”.

La evolución parece que ha dado un giro. Quizá la mentalidad haya cambiado, pero también con personas que luchan para que sea posible. “Gracias al trabajo de la Federación Española de Motociclismo con la cantera femenina y el gran impulso que les ha dado, cada vez hay más chicas tanto disfrutando de este deporte como compitiendo; esto hace que la gente deje de verlo como algo raro”.

García nació en Zamora en 1988 y es piloto profesional de motociclismo en la categoría de rally española. A sus espaldas cosecha numerosos títulos: es campeona del mundo de bajas, tricampeona de España de Rally TT y tricampeona absoluta en el Vespa Raid Maroc. También participó cuatro veces en el Dakar en la categoría sin asistencia donde ha sido la única mujer y, se ha convertido en la primera fémina en finalizar el Intercontinental Rally obteniendo un séptimo puesto. Pero no son los únicos de sus logros,

La deportista zamorana encuentra dentro del deporte femenino una evolución positiva en igualdad. Para muchas el camino es más difícil, García lo tiene claro, “normalmente la gente me ha respetado ya que han visto todo el trabajo que he llevado a cabo hasta conseguir mis metas”.

Sin embargo, la visibilidad es importante. Cada vez que una mujer sube a una moto aumentan las posibilidades “de poder llegar a lo más alto”. García, con sus logros y su historia, se ha convertido en referente para muchas jóvenes que quieren ser como ella. Eso es lo que necesita la nueva generación, conocer cómo otros han ido abriendo puertas poco a poco.

La pasión de García por el motor es algo que lleva por dentro. Una pasión que encontró y que no puede soltar. Como quien pinta, toca instrumentos o escribe. Comienzas dedicando todo tu tiempo libre a ello y pones tu energía en hacerlo lo mejor posible. Y así lo hizo. La velocidad se convirtió en su profesión.

La dama del desierto en Arabia celebra el Día Internacional de la Mujer en moto, como mejor sabe hacerlo, pero no sin antes recordar “el papel fundamental de los hombres en esta lucha. Sin su apoyo, no llegaremos muy lejos, ya que somos una única sociedad y, para cambiar las cosas, tenemos que remar todos en la misma dirección. Yo soy muy afortunada ya que mi pareja, Javi Vega, me apoya incondicionalmente en todos los proyectos, sin importarle que él no tenga el protagonismo. Él es la viva imagen del feminismo real”.

Sara García, una mujer zamorana en “un mundo de hombres”