domingo 19/9/21

MILARTE abre sus puertas en un espacio de ensueño en pleno centro de la capital

El proyecto de Mila se hace realidad al abrir su propio taller de arte dirigido a mayores y pequeños

Mila Pérez al frente de MILARTE
Mila Pérez al frente de MILARTE

El que en su día fue uno de los principales nervios comerciales de la capital cobra hoy un poco más de vida gracias a MILARTE. El proyecto de Mila Pérez aterriza de nuevo, esta vez en su apuesta como emprendedora, en pleno pasaje de Olmedo para revitalizar con color y optimismo una de las zonas de paso más conocidas entre los zamoranos y que desde hace años permanece sumida en el olvido.

Entre los carteles de se vende/se alquila, se hace hueco un nuevo espacio multidisciplinar al que Mila lleva dando forma en su mente desde que el confinamiento se llevó su anterior apuesta en equipo y que ahora regresa con mayor fuerza. Los vecinos de la zona llevan viendo abiertas las puertas de MILARTE desde mediados de verano, tiempo en el que el desangelado local ubicado en el número 5 ha recuperado su vitalidad con una Mila entregada a todo tipo de murales -algunos todavía sin terminar- y que hoy arranca su andadura con el primer día de apertura de puertas para comenzar con las matrículas. “La intención es empezar en octubre pero si salen grupos suficientes para mediados de mes, mejor que mejor”, explica una entusiasmada Mila.

Mila enseña uno de los espacios de MILARTE

La apuesta por este local fue amor a primera vista para una Mila que ya vivió lo que era trabajar en este mismo recinto en la época prepandemia. “Tenía claro que tenía que ser aquí, este espacio tiene una magia especial y permite respirar arte. Me enamoré del local y para mí era un sueño”.

MILARTE resume a la perfección la esencia de este proyecto que nace de la energía y optimismo de una Mila que, gracias al impulso de su familia y entorno más cercano, ha apostado de nuevo por emprender y dar forma a su sueño. Porque MILARTE es el espacio de Mila para los zamoranos, donde su arte rezuma en casa esquina, adornada con los cuadros realizados en pleno confinamiento cuando no poseía más material que maderas -sin la posibilidad de adquirir nuevos lienzos-, su escultura realizada como proyecto de fin de carrera en la Escuela de Arte y Superior de Diseño de Zamora y sus “militas” realizando teatro, una de las actividades que pretende llevar a cabo con los más pequeños.

Mila enseña uno de los espacios de MILARTE

Entre cuadros que han sido expuestos, muñecas realizadas a mano, murales y acuarelas, todas "made in Mila", destaca un área de descanso dedicado a los más pequeños como posible espacio para realizar cuentacuentos y títeres. También una gran pared en blanco que aguarda a llenarse de vida con los dibujos, manos y la creatividad de los grupos que se vayan formando. “Es un espacio grande y aunque hay que estar pendiente del aforo y de la normativa sanitaria del momento, espero que pueda sacar grupos de cinco ó seis niños”.Mila enseña uno de los espacios de MILARTE

El segundo piso ofrece una luz especial en un espacio abierto y dispuesto a acoger clases de teatro, una de las ofertas de MILARTE junto a los talleres de manualidades. “Lo que la gente está pidiendo sobre todo es poder pintar y dibujar. Todos los niños que vienen mientras estaba trabajando en el local se colaban y te ven con los pinceles en la mano y es lo que quieren hacer”.

El amplio abanico de posibilidades -que comprende para los adultos talleres de pintura, dibujo y manualidades, especialmente sobre tela, mientras que para los niños la apuesta va más orientada a trabajar en manualidades, pintura didáctica y talleres de teatro- ha llamado ya la atención de numerosos zamoranos que han mostrado su disposición por formalizar la matrícula, también de los más pequeños que tuvieron una agradable experiencia tras su paso por su anterior proyecto. Las posibilidades no acaban aquí, ya que la intención de Mila es organizar fiestas y eventos en el interior del local, así como utilizar el amplio espacio del pasaje de Olmedo para sacar los caballetes a la calle y poder realizar todo tipo de actividades, siempre y cuando cuente con los permisos pertinentes.

Zamora dispone así desde este miércoles una nueva opción de ocio en pleno corazón de la capital, fruto del empeño y la ilusión de una mujer que lleva el arte en la sangre. Un arte que se respira en cada rincón de este negocio y cuyas obras irán cambiando como si de una exposición se tratara. Mila enseña una de sus creaciones

Comentarios