viernes. 24.05.2024

La expansión de la avispa asiática en Zamora y la necesidad de que "la administración cree un plan de prevención"

En Zamora los primeros individuos adultos se vieron en 2018 en la provincia, pero es en el año 2023 cuando se encuentran un total de siete nidos a lo largo del río Tera, desde Benavente a Hermisende

La picadura de esta avispa, que se distingue del resto por sus patas marrones con extremos de color amarillo, puede causar reacciones alérgicas graves en la población, siendo "especialmente peligrosos" los nidos ubicados en áreas urbanas y en el suelo

Vespa volutina, avispa asiática gigante
Vespa volutina, avispa asiática gigante

Las altas temperaturas ponen en auge la expansión de la avispa asiática. De hecho, ha sido Galicia la que ya ha advertido el territorio español sobre el riesgo de la Vespa velutina, que es ya la primera causa de alergia a las picaduras de himenópteros en esa Comunidad Autónoma y el 77% de las vacunas son para evitar los efectos de sus picaduras. Esta especie invasora ha causado estragos en la biodiversidad y en sectores clave como la agricultura y la apicultura.

En Zamora los primeros individuos adultos se vieron en 2018 en la provincia, pero es en el año 2023 cuando se encuentran un total de siete nidos a lo largo del río Tera, desde Benavente a Hermisende, aunque "se desconoce la existencia de más", tal y como ha explicado la investigadora de la Universidad de Vigo, Ana Diéguez.

La Vespa velutina nigrithorax actúa como depredador generalista de insectos ya que las larvas necesitan proteínas. Esto provoca un gran impacto en la biodiversidad de los insectos nativos y en los servicios de polinización en general. Sin embargo, las abejas melíferas son la principal presa de este avispón de patas amarillas, siendo el sector apícola el más afectado ya que esta especie invasora perturba el papel ecológico de la abeja melífera. Pero también repercute en la economía del apicultor, disminuye la producción de los productos apícolas y aumenta la inversión de dinero en diversos gastos derivados del manejo apícola y control del avispón en los colmenares.

Por otro lado, la dieta de los adultos de esta especie invasora se basa en carbohidratos, en consecuencia, el avispón de patas amarillas daña los frutos maduros en su intento por consumir los azúcares. Como resultado, hay un impacto económico en varios sectores de la agricultura, como es el caso de la producción de frutas y la viticultura que podría resultar en pérdidas de rendimiento y aumento de los costes de producción. 

La picadura de esta avispa, que se distingue del resto por sus patas marrones con extremos de color amarillo, puede causar reacciones alérgicas graves en la población, siendo "especialmente peligrosos" los nidos ubicados en áreas urbanas y en el suelo. Una especie que crece y crece donde "la administración debería crear un plan de prevención y erradicación ya que es el momento de actuar. Dentro de las medidas que se pueden tomar se encuentran la búsqueda activa y retirada de los nidos de esta especie invasora por parte de técnicos que deberían recibir una formación adecuada para ello. Además de un teléfono al ciudadano o plataforma a la que poder acudir para avisar de la presencia de esta especie, o de sus nidos".

Eso sí, en el caso de que un ciudadano sospeche de la presencia de un nido o de un individuo del avispón de patas amarillas, lo adecuado sería que "la administración tuviera un teléfono específico y una plataforma para el ciudadano a la que poder acceder y en la que fuera posible adjuntar foto y localización para que hubiera un registro y seguimiento de la especie en el territorio".

La expansión de la avispa asiática en Zamora y la necesidad de que "la administración...