miércoles. 01.02.2023

Un nuevo ataque de buitres en Zamora se salda con una vaca muerta valorada en más de 2.500 euros

El ejemplar era una vaca charolesa pura de una ganadería de Fariza, en la comarca de Sayago
Buitre
Buitre

La Alianza UPA-COAG de ZAMORA  denuncia la muerte de una vaca charolesa pura valorada en aproximadamente 2.500 euros tras el ataque de una bandada de buitres en una explotación ganadera de Fariza.

Las aves carroñeras aprovecharon la debilidad del animal tras parir, y le atacaron en matriz, ubres y ojos hasta acabar con su vida y terminar con los restos de la vaca en pocos minutos.

Este ataque es un incidente más de los muchos que sufren los ganaderos de Zamora y del resto de Castilla y León y que demuestra a todos aquellos que lo ponen en tela de juicio que estas aves atacan a presas vivas, como lleva denunciando la Alianza UPA-COAG desde hace tiempo.

La Alianza UPA-COAG de ZAMORA reclama un control de esta especie porque su número se está multiplicando de forma extraordinaria en nuestra provincia, y no se está haciendo absolutamente nada por poner control a la proliferación de ejemplares. En este sentido, reclamamos actuaciones concretas y además pedimos  que se ponga en marcha una indemnización directa de la Administración regional para los ganaderos afectados por este tipo de ataques.

En este sentido, nuestra organización reclama a la Junta de Castilla y León que tome ejemplo del Gobierno castellanomanchego y saque adelante una línea de ayudas para paliar los daños causados por los buitres al ganado. Consideramos que la ayuda de 2.000 euros para vacuno y 1.500 euros para ovino y caprino por cada ataque con la que el Gobierno de Castilla-La Mancha ha decidido propiciar la conciliación de la presencia de buitres con los usos ganaderos en la región vecina, en especial en extensivo, podría ser un buen punto de partida para Castilla y León, teniendo en cuenta además los daños por lucro cesante.

Llevamos años denunciando la sobreabundancia de estas aves por todo el territorio provincial y regional, que han tenido un cambio en su hábito alimentario y se han convertido en verdaderas depredadoras además de carroñeras, lo que está provocando perjuicios muy elevados a los ganaderos de extensivo.

El Gobierno regional debe ser quien defienda a quienes a día de hoy  están en verdadero peligro de extinción por las políticas conservacionistas que velan más por la expansión descontrolada de todo tipo de animales (lobos, jabalís..etc) y alimañas (buitres), que de las personas que viven en el medio rural, y en este caso de los ganaderos, que son los que “dan de comer a todo tipo de especies”.

Además, la Alianza UPA-COAG de ZAMORA recuerda el peligro que supone la expansión descontrolada de esta especie, y nos remitimos al pasado  mes de agosto cuando se produjo la denuncia de una persona ante la Guardia Civil por el ataque que sufrió de un ejemplar de buitre  en el término municipal salmantino de Valsalabroso.

Lejos de alarmar sobre una situación que llevamos advirtiendo desde hace tiempo, desde la Alianza UPA-COAG de ZAMORA reclamamos al Gobierno regional que se tome muy en serio poner coto a esta política de “cuantos más, mejor” en relación a ejemplares de fauna salvaje, puesto que el comportamiento de estas aves carroñeras cada vez está siendo más agresiva por la ausencia de comida.   

Un nuevo ataque de buitres en Zamora se salda con una vaca muerta valorada en más de...
Comentarios