jueves. 30.06.2022

El horror de Sierra de la Culebra en campos de fútbol, sobre el mapa de Madrid o el volcán de La Palma: la indignación de los zamoranos

"Somos la España Vaciada, Olvidada, Vacilada, Acuchillada...". Los zamoranos no entienden que en la comparación con otros incendios sucedidos de manera casi simultánea de menor envergadura, siempre salga perdiendo nuestro medio natural

No es afán de protagonismo ni de lograr su "minuto de fama". No es cuestión de victimizarse, no. Es cuestión de justicia. De adelantarse a lo que muchos consideran está por venir

Incendio en Sierra de la Culebra
Incendio en Sierra de la Culebra

La indignación de los zamoranos, lejos de apaciguarse como el fuego, va en aumento. La falta de visibilidad en los medios nacionales frente a otros desastres naturales acaecidos en los últimos meses hace temer que a todo lo perdido en Sierra de la Culebra se sume ahora de nuevo el olvido sobre nuestra provincia y las ayudas no sólo no lleguen, sino que terminen por condenan a una provincia ya de por sí asolada por la despoblación. 

"Somos la España Vaciada, Olvidada, Vacilada, Acuchillada...". Las redes sociales se han llenado de imágenes del incendio, pero también de todo tipo de textos explicativos para tratar de concienciar sobre las dimensiones de una catástrofe que se ha llevado por delante casi media Reserva Regional de Caza de la Sierra de la Culebra. Casi 31.000 hectáreas -según los últimos recuentos, por lo que la cifra aún podría aumentar- de las 67.000 que posee.

Es el equivalente a 18.000 estadios de fútbol, que se dice pronto. Con esta terminología futbolística han tratado muchos zamoranos de captar la atención empleando como imagen de referencia estadios como el Santiago Bernabéu o el Wanda Metropolitano. También sobre el mapa de Madrid ocupando toda la capital hasta rozar las ciudades de Alcorcón y Leganés. 

Pero lo que más indignación está causando es la repercusión informativa que este desastre está teniendo fuera de las fronteras locales. Los zamoranos no entienden que en la comparación con otros incendios sucedidos de manera casi simultánea de menor envergadura, siempre salga perdiendo nuestro medio natural: "En Lleida han estado apagando un fuego que no llega a las 2.000 hectáreas y con casi el mismo número de operarios de los que ha habido en Zamora".  

Tampoco entienden lo que consideran una menor cobertura por un lado frente a otro tipo de incendios acaecidos también en los últimos días pero de menores dimensiones y que han copado casi la misma o incluso mayor espacio en los noticiarios de media España. Menos aún se entiende con el desastre de La Palma. El enfado no sólo viene de aquí, no se equivoquen. No es afán de protagonismo ni de lograr su "minuto de fama". No es cuestión de victimizarse, no. Es cuestión de justicia. De adelantarse a lo que muchos consideran está por venir. 

Miedo a que de esa menor cobertura, de que ahora que los medios comienzan a controlar el fuego, de que ahora que las llamas dan paso a las cenizas, todo se quede en eso. En una cuestión del pasado y que el tesoro de Sierra de la Culebra no vuelva a recuperarse ni a captar ningún objetivo más allá del de los lugareños y de los cientos, miles de trabajadores que dependían de esta reserva de la naturaleza en pleno corazón de Aliste y La Carballeda. Ellos siempre, siempre los mismos tirando por la tierra. 

El cansancio, más más, hartazgo de los zamoranos va en aumento y ya se traduce en al menos dos manifestaciones convocadas para esta semana. Porque, lejos de caer en derrotismos, aseguran que es el momento de exigir que esta "negligencia" -como lo han tildado los propios agentes forestales que han trabajado sobre el terreno- no quede impune y que todo lo perdido se revierta en la tierra. 

Hemos perdido y mucho, pero Zamora se ha cansado del apelativo de "vacilada" y se echa a la calle. 

Viñeta humorística creada por el artista local Migue, de "El rincón de Miguel"
Viñeta humorística creada por el artista local Migue, de "El rincón de Miguel"

El horror de Sierra de la Culebra en campos de fútbol, sobre el mapa de Madrid o el...
Comentarios