lunes. 27.06.2022

La Sierra de la Culebra se quema pero ¿qué sabemos de ella?

El sistema montañoso se extiende por 70.000 hectáreas, de las que se han quemado 30.000, más de un 42%, abarca las comarcas de Aliste, La Carballeda, Sanabria y Tábara y es la "morada" por excelencia del lobo ibérico

 

Imagen de columnas de humo en  la Sierra de la Culebra. Foto Junta Castilla y León
Imagen de columnas de huno en la Sierra de la Culebra. Foto Junta Castilla y León

El último perímetro registrado por el helicóptero de coordinación HOTEL informa de que la superficie alcanza las 30.000 hectáreas quemadas en la Sierra de La Culebra como consecuencia de un fuego que continúa activo y en Nivel 2. 

Son datos que a estas horas de la mañana todos sabemos, pero ¿cuántos podrían dar más información de ese pulmón de la provincia de un valor medioambiental incalculable?.

Un hilo en Twitter lo explica de forma sencilla y amena. La Sierra de la Culebra es un sistema montañoso que se extiende a lo largo de 65 kilómetros por la provincia de Zamora. Son 70.000 hectáreas, es decir, el fuego ha arrasado más de un 42%, que abarcan varias comarcas: Aliste, La Carballeda, Sanabria y Tábara.

La altitud media ronda los 1000 metros sobre el nivel del mar, aunque hay picos más altos como el Peña Mira y el Miño Cuervo. La Sierra de la Culebra, bañada por ríos y arroyos, el más importante el río Aliste, que desemboca en el Tera, forma parte de la Red Natura 2000, es Reserva Regional y Nacional de caza y un espacio protegido de Castilla y León por su gran valor ecológico.

Enumerar la fauna y flora que "esconde" esta extensión, ahora calcinada por las llamas, evidencia la relevancia medioambiental de la montaña, morada de castaños, robles, encinas, alcornoques y pinos.

Tras el incendio, los vecinos de los pueblos afectados se preguntan si van a poder recolectar castañas, el fruto en torno al cual se celebra la tradicional Fiesta del Magosto, o las setas típicas del pinar como el níscalo o el boletus, actividades que completan la economía de unos municipios donde la despoblación se ceba especialmente.

La variedad de matorral es también inmensa: jaras, escobas o retamas, entornos ideales para la apicultura, otra actividad económica que se verá muy mermada tras el fuego forestal que ya ha arrasado 30.000 hectáreas.

Pero si algo pone de relieve la importancia de la Sierra de la Culebra es su fauna: refugio de ciervos y corzos con la berrea como un atractivo turístico más y morada del "rey" de esos senderos y valles, el lobo ibérico. En esta sierra se concentra la mayor población del depredador de la Península Ibérica y, aunque este cánido es una pesadilla para los ganaderos de la zona, también genera un turismo de observación que atrae muchos visitantes.

Imagen del cervatillo rescatado del incendio de Sierra de la Culebra. Fotografía: Brigada DO FUMO
Imagen del cervatillo rescatado del incendio de Sierra de la Culebra. Fotografía: Brigada DO FUMO

Con el lobo ibérico conviven otros mamíferos como jinetas, tejones, nutrias o gato montés y sería innumerable clasificar las aves que "surcan" los cielos de la sierra, como el águila real y el buitre leonado. En tierra y agua la lista también es extensa: ejemplares de reptiles como el lagarto ocelado y gran variedad de peces.

El hilo de Twitter también hace mención al avistamiento del lince ibérico hace unos años y al asno zamorano-leonés, especie en peligro de extinción con la mitad de sus ejemplares "pastando" por la provincia.

Al hablar de la Sierra de la Culebra hay que destacar un patrimonio histórico tan rico que no podría plasmarse en una guía turística. Y todo, se ha puesto en jaque por un incendio provocado por los rayos de una tormenta seca, pero cuya magnitud se podría haber evitado con más eficacia y más medios. El modelo de dispositivo de la Junta, según dicen los propios agentes forestales es "antiguo, arcaico y privatizado" con más de 15 empresas privadas que se reparten el servicio de extinción de incendios. Poco más se puede decir.

Enlace al Hilo de Twitter

La Sierra de la Culebra se quema pero ¿qué sabemos de ella?
Comentarios